65639
Don Rodo Marinero. De la Música al Canvas

Don Rodo Marinero. De la Música al Canvas

02/Mar/2015

Rodolfo Fuentes es una artista multidisciplinario cuya obra ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, encontrando en la creación una vía para transmitir lo que ocurre en su entorno inmediato.

Mejor conocido como Don Rodo Marinero, con más de doscientos mil seguidores en Instagram, se ha posicionado como una gran influencia en las redes sociales.

No Es Chistoso es el nombre con el que Don Rodo Marinero bautiza a esta serie de pinturas que traducen su visión de lo que ocurre alrededor del circo. Payasos tristes, malabaristas, bestias y domadores desencantados, son elementos que interactúan en esos escenarios decadentes y espaciados que, iluminados con luces neón, contrastan con esa sensación de vacío que plasma en la exhibición.

La música es otra de sus grandes pasiones y en esta última muestra de su trabajo lo refleja. “Normalmente relaciono todos mi trabajos entorno a la música. Hago todo escuchando música”, explicó Fuentes. “Quise asignar el título de la canción: ‘No es Chistoso (It Noh Funny)’ de este poeta del reggae, Linton Kwesi Johnson.

El título se me hizo interesante debido a la manera en la que abordo el tema del circo, porque justamente no tiene nada que ver con la primera lectura que puede tener, y al entrar por este otro lado que no es el evidente, se me hizo muy fácil poner ese título”.

Rodolfo Fuentes es multidisciplinario, la fotografía ha estado en todo momento de su vida, colaboró en Inditex como escaparatista y eso le permitió emprender diversos viajes a lo largo de once años, mismos que han influenciado directamente en su proceso creativo.

“Nunca estaba en la ciudad y descubrí con el tiempo que la gente se acostumbra muy fácil a la ausencia, mis seres queridos gradualmente asimilaron de manera muy natural el hecho de que yo no estuviera, a partir de ahí compré Polaroids y comencé a registrar mis viajes, me convertí en un fetichista tratando de encontrar un arraigo a algo, pues ya no me sentía parte de nada. Robé cosas de los hoteles, guardé todos mis pases de abordaje y acumulé una caja inmensa de recuerdos que no sabía bien a bien qué es lo que haría con ella, tiempo después comencé un proyecto a partir del recuerdo que me traía cierta música, utilicé todas esas cosas que recopilé por siete años y es ahí en donde retomé el arte y dejé de hacer escaparatismo”, agregó.

En una época donde todo ocurre demasiado rápido y de pronto todo se vuelve efímero, el proceso creativo se convierte en un momento íntimo de contacto con uno mismo. Para Fuentes estos espacios de creación son una oportunidad para ensimismarse y poder detenerse en el tiempo. “Vivimos en una era muy pretenciosa y lo que ocurre en el arte no es distinto a esto, es una época que puede ser muy vacía, pero eso mismo nos está orillando a cierta búsqueda y raíz en algo, puede ser en lo espiritual, en las tradiciones, en varias cosas; al menos noto que la gente ya se está interesando en hacer una pausa de nuevo, me gusta el budismo y la meditación. Sí me considero espiritual, aunque a veces se me olvida. Cuando más espiritual me siento es cuando estoy creando, porque estoy en mi templo, es un momento muy meditativo, muy mío”, concluyó.

No Es Chistoso se estará presentando hasta el 20 de marzo en la nueva sede de Gurú Galería (Londres 37, Colonia Juárez), y puedes conocer más sobre el trabajo de Don Rodo Marinero en Facebook/donrodomarinero

No es una revista, es un movimiento.