110554
Woods — Love is Love

8

Woods
Love is Love

Woodsist / 2017

Artista(s)

Woods

15/May/2017

Love is Love: Un disco breve pero necesario.

Por Diego Vive

Para tiempos largos y amargos, discos cortos y conceptos amorosos. Con 31 minutos de duración y un notorio concepto optimista, la banda estadounidense Woods responde a la situación incierta que atraviesa el mundo. Realizó un disco políticamente conceptual que nos recuerda que el amor es la respuesta a muchos de los problemas contemporáneos.

Con apenas seis/siete canciones (la primera se repite al final) que parecen sacadas deprisa —con motivo de la elección en EUA del 2016—, Love is Love, décima producción de los chicos de Brooklyn, se debate entre lo breve y lo profundo.

“Love is love”, canción que da nombre al disco, abre y cierra de manera simétrica un LP breve, meloso; pero, necesario. Es un excelente track con gran hype, de aire groovero para ponerse a bailar. Le sigue “Bleeding Blue”, una rola con gran fuerza y presencia en la que lucen unas estupendas trompetas que parecen anunciar, no el apocalipsis, sino la esperanza de una época más lúcida.

En “Lost in a Crowd”, apenas onírica, apenas mañanera, se muestra clara la intención del grupo: compara la situación del mundo con la pesadilla de estar perdido en medio de una multitud, parado en la oscuridad.

“Spring Is in the Air”, tal vez lo mejor del breve LP (canción que abarca casi diez minutos del disco), nos sumerge en una atmósfera densa, casi fúnebre; no hay voces, sólo trompetas lastimeras y cascabeles amenazantes que suenan a lamentos. Primavera ausente.

Y, antes del reprise de “Love is Love”, suena “Hit the Drum”, rola que proclama el papel de la banda como artistas en estos tiempos de cólera, misoginia y xenofobia anaranjada. Sólo queda tocar el tambor para romper el silencio.

Cargado de optimismo, Love is Love es jarabe fresco, receta contra la resaca, bocanada de esperanza. Un disco que por un lado advierte de la pesadilla que es este tiempo cargado de odio y, por el otro, presagia la primavera y reivindica al arte como respuesta. Al final, el amor es el amor, nos queda claro.

No es una revista, es un movimiento.