Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

43184
Wild Beasts: identidad camaleónica

Wild Beasts: identidad camaleónica
Wild Beasts: identidad camaleónica

/

Artista(s)

03/Mar/2014

Wild Beasts

Present Tense

Domino Records / A&C México

2014

Una personalidad compleja, la ambición por evolucionar y una sátira con personalidades múltiples son las cualidades que marcan la nueva entrega del grupo inglés, Wild Beasts. Tras haber concluido una gira bastante ambiciosa, y un episodio bastante polémico con Alex Turner y compañía, el cuarteto de Kendal decidió encerrarse en un pequeño estudio en la ciudad de Londres durante un año para combinar antiguas tradiciones y escuelas con desparpajo con el fin de construir un álbum con un agradable twist de peculiaridad.

Present Tense es la cuarta escala del conjunto inglés en donde Hayden Thorpe verdaderamente explota su veta poética, en esta ocasión de una manera bastante imprescindible, llevándonos a través de matices  que van de la eminente efervescencia que caracterizó a la música electrónica de los ochentas y noventas hasta una atinada mezcla de diversos géneros como el indie, el rock experimental  y el dream pop.

La influencia del Leo Abrahams, fiel discípulo del ícono Brian Eno y productor del disco, se advierte en temas como “Wanderlust” y “Mecca” que se elevan impulsadas por la inefable tonalidad de vocal de Thorpe la cual emprende un desafío gravitacional que se mantiene suspendida a lo largo de las once coplas que conforman a este nuevo material.

Por su parte, “Daughters”, “Pregnant Pause” y “Sweet Spot” se combinan con pequeños acompañamientos de guitarra que resaltan la ligereza musical de suaves secuencias electrónicas  y líneas de bajo casi imperceptibles que caminan sobre una trinchera minimalista.

“Past Perfect” y “New Life” son los encargados de cerrar la franja bucólica en donde una serie de mini beats electrónicos acompañan a la voz de Hayden Thorpe que desciende conforme se agotan los últimos segundos de “Palce”, tema que se encarga de solidificar la dimensión sónica que resulta en una sensación gratificante a los oídos.

Un material que nos brinda sólo un vistazo de la identidad camaleónica de la banda que muta, crece y experimenta;  que aprende y se adapta sin dejar de sonar a ella misma, patentando así, su sello personal en todo lo que crea.

No es una revista, es un movimiento.