109823
Whitest Taino Alives — Manda Nudes

9

Whitest Taino Alives
Manda Nudes

Stereoptico / 2017

Artista(s)

Whitest Taino Alive

Manda Nudes: El mejor flow dominicano.

De unos años para acá, la proliferación de la rima en Iberoamérica ha crecido de manera exponencial. Desde los rincones más urbanos que practican el rap de la vieja escuela con recelo, hasta, aquellos que lo hacen a nivel global con todos los reflectores encima de ellos; la región está dotada de exponentes y referencias que ayudan a que el género sea cada vez mejor aceptado por el resto de la población.

En tiempos más contemporáneos, hay ciertos puntos estratégicos y personajes que se encuentran manufacturando una mutación de la rima con un calor enteramente iberoamericano. Ahí está Fuete Billete en Puerto Rico; la Pxxr Gvng en España; o, Homegrown Entertainment en México. Tres puntos que bien podrían triangular el espacio geográfico en el que mejor se da esta experimentación.

Sin embargo, la República Dominicana también guarda tesoros listos para ser descubiertos y Whitest Taino Alive es uno de ellos. Miembros clave de la familia de Stereoptico, la disquera más importante de aquel país en estos últimos años, Jon Blon Jovi, Dominicanye West y Dabeat Ortíz (mejor conocido como Cohoba) han logrado crear un culto especial que sobrepasa sus fronteras.

Con ayuda de Internet y de un séquito de entusiastas han logrado traerlos a tocar a México -en una de las ediciones pasadas del festival Nrmal-. Whitest Taino Alive le ha dado vida a una carrera musical que merece ser revisada con atención. Desde su primer disco, el divertidísimo ¿Dónde jugarán los cueros? (2014), hasta el más reciente Manda Nudes (más los y los EP’s en medio del trayecto), el grupo se ha convertido en uno de los más emocionantes si de rimas con certificado de origen se trata.

Manda Nudes, su nuevo disco, es su punto más alto y representa lo mejor que han logrado manufacturar hasta la fecha. Más allá de que su introducción y epílogo hacen referencia directa al texting propio de nuestros tiempos, lo que se encuentra en medio es un recorrido por la tradición dominicana en manos de tres futuristas visionarios. Es un disco que exhala sabor clásico; pero que, se escucha a años de distancia de él.

El éxito de las canciones radica en su virtud de poder reproducirse en tiempo real. Cada una de ellas parece estar compuesta de dos partes –como es normal–, cada una de ellas bien puede sobrevivir por sí sola –nada normal–. Por un lado están los versos letales que brillan en momentos como “Echame Freco”, “Cheez Whiz”, “Mi Musa” o “Qlon”; contienen referencias que van desde la misma cultura de la República Dominicana hasta personajes históricos de la cultura pop latina. Por el otro se encuentran las pistas de Cohoba, mente maestra detrás de la mencionada Stereoptico (dotador de beats para varios colegas de la región). En ellas se encuentra la descripción de toda la disquera en acción: “música electrónica para tiempos modernos”. Y es que canciones como “La Empanada”, “Rodando Pal Bohio”, “Ratata” o “El Género” bien podrían ser instrumentales efectivísimas para cualquier pista de baile del mundo. Una tarea de la que no muchos pueden presumir ahí afuera.

Además de todo lo anterior, Manda Nudes es una celebración a la nueva sangre musical dominicana y un grito al unísono para que Stereoptico levante la voz. Cuando camaradas como AcentOh, Maeloo, VFRO o La Ñapa aparecen, el disco se siente como una fiesta. Una kermesse de talento tropical. Han pasado varios años desde que la corriente dominicana underground comenzó a escucharse fuera de la frontera y este disco es la mejor manera de celebrarlo.

Se trata de una colección de canciones que se escucha épica para cualquier entusiasta de la nueva ola de la rima en Iberoamérica. Un disco que le brinda la exposición merecida a cada uno de los involucrados. Alimenta el culto por uno de los grupos más queridos del Internet y que presenta, de la mejor manera, a una de las disqueras más ambiciosas del Caribe. Manden nudes; pero, háganlo escuchando este increíble disco.

No es una revista, es un movimiento.