24319
Una más bajo la ola de la psicodela

Una más bajo la ola de la psicodela
Una más bajo la ola de la psicodela

Blue Horizon / 2013

Artista(s)

The Black Angels

Nacidos en Texas, criados en Austin, traídos desde otra dimensión: The Black Angels, una de las bandas más psicódelicas y marcianas que ha engendrado este planeta en la última década, regresa con nuevo y cuarto álbum llamado Indigo Meadow, sucesor a su épico y muy laureado Phosphene Dream.

Sin perder la noción o dirección de lo que se trata este cuarteto y con John Congleton, integrante de The Paper Chase a cargo de las labores de consola, Indigo Meadow logra capturar la esencia en vivo de esta banda famosa por sus largas texturas y muy espesas melodías entre las que destacan “Holland”, “Don’t Play With Guns” y “Black Isn’t Black, temas que por un momento parecerían monótonos y un tanto repetitivos, pero realmente, así es la banda

Para bien o para mal, The Black Angels hacen un disco que no dista de sus trabajos pasados, evitando explorar algún otro estilo de composición o incluso de instrumentos. El sonido original prevalece con sus teclados farfisa y la pedalera fuzz llevada hasta Marte; el sonido es el mismo a un grado que tal vez entre canción y canción no te des cuenta realmente cuando acabó una y cuando empezó otra.

A estas alturas de su carrera, la banda ya se encuentra como referencia y líder de todo un movimiento de ‘fritéz’ que es totalmente norteamericana. Es una psicodelia que aunque aparezcan bandas en Brasil (Boogarins), Australia (Pond) o Suecia (Goat), es muy difícil de superar o siquiera igualar. Hay desierto y contaminación en sus contínuas olas de sonido.

Sería un arma de doble filo sugerir escuchar este álbum bajo la influencia de alguna sustancia enervante, ya que sin duda encontrarían más texturas de las que el álbum ofrece en sí, pero a final de cuentas en sus cinco sentidos también es un material imperdible.

No es una revista, es un movimiento.