52437
Un viaje por los laberintos existenciales de Jenny Lewis

Un viaje por los laberintos existenciales de Jenny Lewis
Un viaje por los laberintos existenciales de Jenny Lewis

/

Artista(s)

28/Jul/2014

Jenny Lewis

The Voyager

Warner Bros. Records

2014

Cuando su vida iba en picada y el mundo se desmoronaba a su alrededor, Jenny Lewis atravesó largas noches de angustia e insomnio en las que escribir fue la única escapatoria. Rilo Kiley se había disuelto, su padre falleció y, de pronto, nada tenía sentido. No obstante, la cantautora llegó a su catarsis a través de relatar, con singular chispa, las experiencias, miedos y ansiedades que ha tenido como viajera en el camino de la vida.

Con el afán de descargar energía, Lewis veía una y otra vez la serie Cosmos y la trilogía de boxeo Gatti Ward, pero cuando se percató de que esto no era suficiente, dio rienda suelta a su ira y frustración en tinta, que después se convertiría en un álbum radiante gracias al equilibrio logrado por el piano, fuertes riffs y su melodiosa voz.

Además de hablar de una singular infancia en Las Vegas, Lewis se adentró en lo más profundo de sus sentimientos y se mostró casi desnuda en The Voyager. A pesar de la dulce voz y los beats que van en aumento hasta llegar a un ritmo alegre e inspirador, el primer tema de este intrépido viaje, "Head Underwater", comienza con unas líneas bastante obscuras.

La pelirroja continúa con la misma dinámica en "She's Not Me", logrando que la tristeza suene a gozo mientras narra abiertamente su experiencia en una ruptura a causa del engaño. En tercer lugar encontramos una de las canciones que ha circulado por todo el mundo gracias al video en el que hermosas celebridades fracasan al intentar sacar su lado rudo y varonil en la pista country rock "Just One of the Guys".

Con un excitante juego de palabras, The Voyager permite dar un profundo vistazo en la extravagante vida y los dilemas mentales de esta mujer. Además de la característica y vivaz chispa de Lewis, el disco cuenta con colaboraciones que hicieron que esta autobiografía, con altas cargas de estrógenos, tuviera un sonido singular que, aunque meloso, resulta bastante cautivador.

Tras seis años de ausencia, Jenny Lewis regresó con lujosos rasgueos y reverberaciones seductoras en las que las pérdidas, lo temores y la desesperación abren nuevos rumbos y muestran mejores horizontes. Con tanto brillo en cada uno de los sonidos, es fácil olvidar el dolor del que van cargadas cada una de sus líneas. El ritmo fluye con sencillez y visiones de luminosos colores llegan a la mente al escuchar cada uno de estos tracks que, a pesar de su intensidad, logran llevar a un estado de calma.

No es una revista, es un movimiento.