30720
True Widow: Caminando en círculos mirando al suelo

True Widow: Caminando en círculos mirando al suelo
True Widow: Caminando en círculos mirando al suelo

/

Artista(s)

15/Ago/2013

True Widow

Circumambulation

Relapse Records

2013

Se dice que el shoegaze es el arte de mirar al suelo mientras tocas música de atmósfera con demasiado reverb; una comunión mayormente instrumental entre la inexpresiva banda en el escenario y los atentos escuchas que se dejan llevar por los devaneos de las guitarras ruidosas, la batería lenta y el bajo en constante rasgueo.

Desde auténticas turbinas de avión como A Place To Bury Strangers, hasta melodías ordenadas con voces entusiastas como The Pains Of Being Pure At Heart, el género se ha mantenido vigente hasta estos días; True Widow, banda originaria de Texas, ofrece en su más reciente material titulado Circumambulation, un perfecto equilibrio entre la estridencia y la calma con una excelente ejecución de por medio.

Recién integrados a las filas de Relapse Records, Dan Phillips, Nicole Estill y Timothy "Slim" Starks ponen en esta obra todas sus esperanzas por ascender a las grandes ligas, aquel territorio aún desconocido de los festivales o como banda telonera de algunos consagrados, aunque ya han tocado en los mismos escenarios que Boris, Surfer Blood y …Trail of Dead.

Hay veces en las que la portada de un disco dice demasiado, como aquel ente tenebroso que nos mira directamente a los ojos en el homónimo de Black Sabbath. Hay que observar con atención la portada de Circumambulation, el perfil de esa pálida dama de luto que mira al suelo, para entender la esencia de lo que escucharemos: el viejo y derruido baúl que se abre en “CREEPER”, que continúa con un riff lento y permanente para dar paso a la voz de Dan; frases que se enroscan como serpientes en el tronco de un árbol muerto, de aquellos que visten un paraje solitario.

“S:H:S” es otro pasaje macabro, los coros rebotan en la cúpula de un templo abandonado. De la destrucción se abre paso la vida, como esas flores que de repente crecen entre las grietas del concreto en las banquetas, así es “FOUR TEETH”.

“TROLLSTIGEN” (con mayúsculas como lo indica la lista de canciones en donde sea que lo escuchen) es un lento pasaje post-apocalíptico, como aquellos a los que el drone o el post-rock nos tienen acostumbrados. Tal vez “HW:R” es la canción más feliz y entusiasta, y “LUNGR” el perfecto adiós; has llegado a casa después de una larga caminata con la vista al suelo, una práctica reflexiva y devocional con uno mismo, como el título de este gran disco refiere.

Que la escucha de este material no se complemente con tu estado de ánimo, no está hecho para deprimirte o para alimentar tu nostalgia. Analízalo, disfrútalo y saca tus propias conclusiones sobre aquello que llaman shoegazing, shoegaze o como quieras llamarlo: lo importante es apreciarlo.

No es una revista, es un movimiento.