46465
The War On Drugs: experimentando en un camino propio

The War On Drugs: experimentando en un camino propio
The War On Drugs: experimentando en un camino propio

/

Artista(s)

09/Abr/2014

The War On Drugs

Lost In The Dream

Secretly Canadian

2014

Bajo la firma del sello Secretly Canadian, el grupo liderado por Adam Granduciel lanzó su tercer trabajo de estudio titulado Lost In The Dream. Ya pasaron casi tres años de la salida de Slave Ambient, el segundo álbum del grupo, que provocó grandes repercusiones dentro de la crítica musical. En esta oportunidad, la banda oriunda de Filadelfia nos regala un disco con 10 canciones que nos llevan de paseo por una montaña rusa sentimental, llena de paisajes sonoros profundos.

Lost In The Dreamcomienza con “Under The Pressure”, tema de casi nueve minutos que nos envuelve con su trama creada por sintetizadores analógicos y guitarras con reverb. Después de esta larga carta de presentación, que nos adelanta la esencia del álbum, llega el turno de “Red Eyes”, el primer corte de difusión del disco. Se trata de una rola lenta y pegadiza que continua el espíritu del track anterior y termina en fade para dar lugar a “Suffering”, un tema perfecto para bailar abrazado a tu chica/o preferido.

El tercer trabajo de estudio de The War On Drugs combina bajos luminosos, percusiones marcadas y guitarras con pasajes pinkfloydianos, que se suman a la voz de Granduciel claramente influenciada por Dylan, pero con una presencia propia y personal. Son canciones agridulces, para recordar lugares, personas. Un disco perfecto para escuchar en un viaje en tren.

Dentro de lo mejor del álbum, encontramos “Eyes To The Wind”, una canción con una impronta más Folk, que incluye el acompañamiento de la armónica. Y si mencionábamos un guiño a Pink Floyd, esto se puede ver claramente en otra de las joyitas, “The Haunting Idle”, donde se observa la experimentación con guitarras y teclados. Esta última es la única canción instrumental en todo el álbum y es también la de menor duración.

En conclusión, se trata de uno de los mejores trabajos de The War On Drugs, una banda que sigue buscando y creando su propio camino, sin miedo a seguir experimentando y nos invitan a perdernos con ellos en los sueños con este disco conceptual.

No es una revista, es un movimiento.