Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

67416
The Prodigy: Su mejor disco hasta ahora

10

The Prodigy: Su mejor disco hasta ahora
The Prodigy: Su mejor disco hasta ahora

Casete / 2015

Artista(s)

The Prodigy

A seis años del lanzamiento de su último disco, Invaders Must Die, el proyecto integrado por Liam Howlett, Keith Flint y Maxim Reality vuelve con un gran álbum titulado The Day is my Enemy, con el cual regresa completamente a ese sonido sucio que caracterizó sus primeros trabajos durante los años 90.

The Prodigy

Parece que The Prodigy llegó a la conclusión de que la mejor forma de reinventarse era regresando a sus raíces y el resultado fue un material brutal que explota con una carga tremenda de energía desde el primer track, “The Day is My Enemy”, mismo que, además de darle nombre a la nueva placa, funciona perfectamente para mostrarnos lo que estamos a punto de escuchar a lo largo de los 13 temas restantes.

La primera canción es agresiva y directa, y cuenta con unas vocales hipnóticas que complementan al ritmo que inmediatamente nos invita a sacudir la cabeza. La intensidad de la música va creciendo con la maravillosa “Nasty” y sus potentes beats distorsionados, mientras que continúa con “Rebel Radio”, tema que se antoja bastante para escucharlo en vivo debido a su combinación de sonidos con la que será muy fácil perder el control.

Apenas en el cuarto track, “Ibiza”-que cuenta con la colaboración del dúo de hip hop Sleaford Mods-, uno ya se ha dejado llevar por completo por la música y es imposible no hacerlo, ya que se trata de un material que incluye una gran mezcla de ritmos diversos que se encuentran para crear música electrónica que va más allá de lo que últimamente se ha hecho en dicho género.

“Destroy” inicia con un sintetizador ochentero que emula el sonido de un viejo videojuego de aquella ápoca, sólo para explotar de nuevo y seguir con más beats que nos llevan a la locura sonora de “Wild Frontier”.

El álbum continúa con “Rok-Weiler”, “Beyond the Deathray” y “Rhythm Bomb”, en éste último colabora Flux Pavilion y con él se desata la locura una vez más.

El cierre del disco llega con “Roadblox”, “Get Your Fight On”, “Medicine”, “Invisible Sun” y “Wall Of Death”, terminando con la misma intensidad y furia con la que todo comenzó en el primer tema.

The Day is my Enemy es un trabajo redondo y muy completo de principio a fin, cuyo sonido solamente comprueba que todavía queda The Prodigy para rato y que la veterana banda tiene todo lo necesario para permanecer vigente durante un buen tiempo.

No es una revista, es un movimiento.