109088
The Magnetic Fields – 50 Song Memoir

7

The Magnetic Fields – 50 Song Memoir
The Magnetic Fields – 50 Song Memoir

Nonesuch Records / 2017

Artista(s)

The Magnetic Fields

The Magnetic Fields: Una Autobiografía de Stephen Merrit en 50 canciones.

Para algunos, escribir canciones es un arte elusivo. Algo en lo que hace falta salir de la zona de confort para explorar las esquinas más profundas del ser. Justin Vernon se tuvo que encerrar tres meses en una cabaña para el primero de Bon Iver. Eric Early fue vagabundo por un año mientras componía los primeros dos discos de Blitzen Trapper

Comienzo con estos ejemplos porque hay personas que se van al otro extremo; el disco que se reseña aquí es de uno de ellos. Uno de esos compositores que ven el arte de escribir canciones como un simple juego. Una mera herramienta para contar historias sin sentido, o irónicas, o para exponer sus propias vidas con algo de humor.

Stephen Merrit, el fundador y compositor principal de The Magnetic Fields es alguien que, además, busca encarar nuevos retos conceptuales con cada producción. “¿Me pregunto cuántas canciones de amor podría escribir antes de hartarme?”. Ahí está su debut: 69 Love Songs.

Ahora, con un reto que en principio fue planteado por el dueño de su disquera, Merrit se dio a la tarea de escribir una canción por cada año de su vida. 50 Song Memoir es una epopeya dividida en cinco discos. Y, aunque pueda sonar como una especie de proeza publicitaria, hay un latente deseo de expresarse en todo el disco, muchas veces jugando con la narrativa de una forma que haría a Palahniuk levantar la ceja.

Merrit va compartiendo desde detalles cotidianos de su infancia -un gato “me odiaba porque yo lo amaba” (“68 A Cat Called Dionysus”)- hasta los cambios en su gusto musical en canciones como “81 How To Play The Synthesizer”. Incluso, habla de momentos más oscuros, como sus muchas enfermedades (“92 Weird Diseases”) o ser absolutamente pobre tras años de perseguir el sueño musical (“94 Haven’t Got A Penny”).

No obstante, como escucha del disco no es siempre placentero. No creo que alguien haya podido escuchar las 50 canciones de principio a fin (¿hay alguna banda de la que puedas escuchar 50 canciones seguidas sin cansarte?).

Quizás de ahí vino una de las reglas que The Magnetic Fields se impuso al grabar: no usar el mismo instrumento más de siete veces en todo el álbum. El único problema es que la excepción fue la voz particularmente grave de Stephen Merrit, quien obviamente canta cada canción. Por más que me agrada su forma poco convencional de cantar, eventualmente se vuelve letárgico.

Aunque la banda tomó la decisión de no colocar el disco entero en plataformas de streaming, hay una selección que puedes escuchar a continuación:

No es una revista, es un movimiento.