44391
Sultan Bathery: Reyes del garage, la psicodelia y el punk

Sultan Bathery: Reyes del garage, la psicodelia y el punk
Sultan Bathery: Reyes del garage, la psicodelia y el punk

/

Artista(s)

20/Mar/2014

Sultan Bathery

Sultan Bathery

Slovenly Recordings

2014

Hay un mundo paralelo de grupos que deambulan como presentaciones estelares en los clubes de los Estados Unidos cada fin de semana, donde, como requisito, no se necesita pertenecer a una gran disquera, sino tener un alto calificativo en vivo, ser conocido en la localidad o garantizar un gran show. Si tomamos en cuenta los parámetros citados la presencia de una banda como Sultan Bahtery se asemeja al peso en un cartel de nombres como The Black Lips o la nueva oleada de héroes del garage rock como Ty Segall y Thee Oh Sees.

Es curioso este caso ya que Sultan Bathery no proviene de alguna de las ciudades madre del rock (Inglaterra o Estados Unidos), sino que se trata de un trío emergente de una galaxia asentada en algún garaje de Italia que a lo largo del 2013 fueron liberando sencillos a través de Bandcamp y construyendo una sólida base de seguidores. Para este año, con la salida de su álbum debut homónimo, el grupo cuyo nombre fue tomado de una ciudad India que visitó en busca de inspiración ha materializado todas sus pretensiones, logrando extender una mágica gallardía lúgubre a lo largo de los 12 temas que lo componen.

Cada canción derrama energía punk sudorosa comandada por una batería inquebrantable que a su vez es impulsada por una desaliñada guitarra que jamás deja de ser la guía junto al bajo punzante y angular. Es como un engranaje en el que por ende, nada deja decaer el ritmo; es un pantano de distorsión psicodélica y dentro de esa siniestra belleza la voz disonante y cuasi infecta es el último perfecto agregado.

El tracklist es prueba categórica de ello, los malabares lóbregos de “Purple Moon” y los puntos zig-zag de guitarra en el abridor “Satellite” liberan una propulsión incandescente digna de las mejores creaciones de punk de la historia. Los pútridos acordes en “Talk With You” son un trato en el que lo inármonico es una virtudy el bajo aunado a los redobles de “On The Run” logran lucirse para dar pauta a la recta final del disco.

Es un trabajo llevado con éxito en su 100% y puede comprenderse desde la portada, con la que uno se da cuenta que la relación entre la geografía y color del arte trabajan también en relación y que el contenido es lo mismo pero expresado en sonido. Se trata de uno de los mejores discos del género y si la carrera de un grupo como Sultan Bathery comienza con un disco de esta valía, lo considero más que esencial.

No es una revista, es un movimiento.