Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

119653
St. Vincent — MASSEDUCTION

9

St. Vincent
MASSEDUCTION

Loma Vista Recordings / 2017

Artista(s)

St. Vincent

Rodrigo
Vázquez Mellado

23/Oct/2017

Annie Clark surfea la ola del estrellato masivo sin perder un gramo de integridad.

En un largo perfil que The New Yorker le hizo a Annie Clarke, quien tiene más de una década haciendo música bajo el pseudónimo St. Vincent, la revista hace la pregunta de si la cantante y compositora está tratando de alcanzar el éxito pop con su nuevo álbum.

Un vistazo a las condiciones bajo las cuales Clarke ha producido su último material, podrían llevarte a pensar que ese es el caso. Tras ganar el Grammy a Best Alternative Music Album en 2014 con St. Vincent, la cantante se vio bañada de aceptación masiva. En los dos años subsecuentes, sus romances de alto perfil con Cara Delevingne y luego con Kirsten Stewart la hicieron pasar de icono indie a material para titular de tabloides.

Al mismo tiempo, se encontraba produciendo lo que ahora es MASSEDUCTION en Electric Lady Studios y además con Jack Antonoff, guitarrista de Fun y productor de gente como Lorde y Taylor Swift.

Así es… Taylor Fucking Swift. Al menos en palabras, el nuevo álbum no sonaba muy bien para quienes se enamoraron de la música de Clarke por su particular forma de hacer sonar una guitarra como un instrumento alienígena y colaborar con genios marginales como David Byrne o Swans.

¿En verdad iba a tratar de ser una pop star ahora?

Una primera escucha a cualquiera de los sencillos que sacó antes del lanzamiento oficial (“New York”, “Los Ageless”), al igual que su bizarra campaña de promoción y ciertamente una escucha completa al álbum, dejarían muy claro que ese jamás fue el plan.

Al contrario, MASSEDUCTION revela a una Annie Clark un tanto deprimida, melancólica y a momentos plagada de ansiedad. El éxito masivo no probó ser tan placentero después de todo. Consideremos por un momento casos como el de Amy Winehouse, Kurt Cobain (un ídolo de la infancia de Clark) o George Michael.

Afortunadamente, Clark encontró un refugio de todo lo negativo que el mundo del estrellato masivo le trajo en un álbum que se siente como su trabajo más explícito y emocionalmente denso hasta la fecha. Entre los temas que aborda, están la automedicación (“Pills”), el suicidio (“Smoking Section”) el miedo a envejecer (“Los Ageless”) y la sensación de dejar a alguien y que te dejen.

Oscilando entre producción que podría ser excelente techno (escucha “Sugarboy”) y baladas glam a piano y voz, MASSEDUCTION resulta una escucha completa, catártica y sumamente íntima. Además de eso, provoca una singular alegría saber que Annie Clark no deja de evolucionar como artista. Sin importar qué tanto cambie su entorno, ella sigue habitando ese universo peculiar que se llama St. Vincent.

No es una revista, es un movimiento.