Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

86843
St. Lucia - Matter

6

St. Lucia - Matter
St. Lucia - Matter

Columbia Records / 2016

Artista(s)

St. Lucia

11/Feb/2016

St. Lucia nos pone a bailar combinando los ochenta con la electrónica

Para un autor que se desenvuelve en un medio artístico, es difícil desarrollar una visión sin tener como inspiración a otros exponentes. Este es el caso de St. Lucia, nombre artístico de Jean-Philip Grobler, quien ha logrado junto a su banda plasmar el pop rock de los ochenta en una presentación bastante atractiva.

Matter (2016) tiene una cuidada producción que reluce en algunas canciones. Pese a estar compuestas por decenas de pistas de audio, su estética siempre es precisa.

Grobler, al ser originario de Sudáfrica, tiene una clara tendencia a jugar constantemente con diferentes ritmos y percusiones, creando texturas frenéticas. Como muestra, la canción “Home”, que inicia con una batería y bajos que nos recuerdan, vagamente, a “Sussudio” de Phil Collins. Rápidamente agrega nuevas iteraciones para crear una progresión salvaje. Otra canción que sigue esta estructura es “Rescue Me”, cuyos coros se alargan una y otra vez; pareciera que la pista nunca tendrá fin.

Piezas como la ligera “Dancing On Glass” o la emotiva “Game 4 U” siguen modelos del EDM actual, como la integración de algunos puentes con los bass drops, logrando un resultado aceptable que no sobresale en lo absoluto.

Desafortunadamente, las canciones en Matter empiezan a volverse casi monocromáticas: abusan de los mismos instrumentos y no existe una diferenciación vocal. El disco bien pudo ser un solo track con pequeños cortes, a excepción de “Love Somebody”, pieza suave que rompe la monotonía con su minimalismo. A pesar de estas fallas, cabe destacar que Grobler transmite correctamente su pasión por los músicos de los ochenta, como queda expresado en la intensa “Help Me Run Away”.

Si algo le hizo falta a este material fue un balance de sonidos en las canciones como en el álbum anterior, When The Night (2013), que otorgaba a un tiempo profundidad y dinamismo. Por fortuna, en la pieza “The Winds of Change”,  esta combinación persiste siendo, posicionándose como una de las más placenteras del disco. 

Matter tiene algunas composiciones bastante movidas que te harán querer bailar y añorar a los ochenta. Pero, al final, es un disco tibio.

No es una revista, es un movimiento.