Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

41655
Solander: Estados elevados del espíritu

Solander: Estados elevados del espíritu
Solander: Estados elevados del espíritu

/

Artista(s)

07/Feb/2014

Solander

Monochromatic Memories

A Tenderversion Recording

2014

Solander es una cajita para especímenes botánicos, mapas, notas, y demás objetos necesarios para el estudio de las plantas; no obstante, también es el nombre de un dúo lleno de sorpresas y herramientas para explorar boscosas profundidades de la música. El proyecto de la contrabajista Anja Linna y el guitarrista Fredrik Karlsson no tardó en conquistar a la audiencia europea tras el lanzamiento de su álbum debút en 2009 y resultó una de las agrupaciones más elogiadas en el festival SXSW 2012.

Con una imperiosa invitación para adentrarse en la inmensidad de sus sonidos y así llegar a estados más elevados del espíritu, Solander comienza el año con una exquisita producción titulada Monochromatic Memories, tercer álbum en la prometedora carrera de estos músicos, que se caracteriza por deslizarse sutilmente a través de un sube y baja de emociones que va de la tristeza y desilusión, penetra un torbellino de gozo y culmina en un bello estado de introspección.

De acuerdo con el sitio oficial de la banda, durante su última visita a Estados Unidos sufrieron una pérdida devastadora. El remordimiento se apoderó de sus mentes y como resultado obtuvieron un material catárquico que les permitió purificar el dolor con el que cargaban. La entrega de diez exquisitos temas comienza con melancólicos acordes de guitarra y sonidos atmosféricos que dan vida a “The Woods are gone”.

Solander plasma una hermosa contradicción en Monochromatic Memories, ya que a través de ritmos y melodías vocales impregnados de aflicción, permite que la audiencia transite por los diferentes colores de las emociones del alma humana.

La nostalgia continúa con el tema “All Oportunities”, el cual habla de tormentosas despedidas, transmitiendo algo de consuelo a través de la magnífica melodía. La producción, a cargo de Christian Gabel, se caracteriza por los potentes sintetizadores y el cello de la genial Linna. Por su parte, las delicadas voces de Karlsson complementan la fenomenal pieza.

Entre las fuertes cargas de tristeza de Monochromatic Memories existe una misteriosa belleza capaz de generar enormes destellos de luz en la obscuridad. Después de escuchar “Monday afternoon”, “Preludium”, “Black Rug”, “Hey Wolf”,  “Monochromatic Memories”, y “Lighthouse”, no queda duda de que Linna y Karlsson hacen un espléndido equipo, demostrando que la culpa, la desesperanza y el dolor más profundo, pueden transformarse en alegría y magistrales ondas sonoras.

No es una revista, es un movimiento.