149005
Sego — Sego Sucks

8

Sego
Sego Sucks

Roll Call Records / 2019

Artista(s)

Sego

Un anecdotario lleno de crítica, ingenio y punk dance. 

Vivimos en el mundo del clic. De la vida perfecta. De los cientos de seguidores en Instagram y las decenas de retweets. Apoyando desconocidos en causas efímeras. Enalteciendo personas que sin un celular en mano no serían nada. ¿Es nuestra condena? ¿Somos un número más con la necesidad de un falso escape? Sego lo cree. Y lo peor, te lo grita al oído. 

Originalmente un dúo conformado por Spencer Petersen y Thomas Carroll, la banda incorporó a Alyssa Davey en el bajo y Brandon McBride en las guitarras y teclado en 2018. Sego Sucks, el primer material con esta alineación y el segundo en la carrera de la agrupación que nació en Los Ángeles, California. Con un sonido más aterrizado, el cuarteto explora por diferentes géneros creando un anecdotario. Un material sincero y fresco. Abriendo la oportunidad a un proyecto con un futuro prometedor. 

“Neon Me Out es el encargado de abrir Sego Sucks. Un monólogo y un bajo que rebota y va y viene. Una letra que critica a la cultura pop, la ansiedad que es cuidar la marca personal en redes sociales y la obsesión de la perfección. Un coro pegajoso que amarra y rompe la estructura de la canción. Un gran tema de inicio. La energía que despega Spencer Petersen en las letras le da un gran poder al disco. Ese tono de despreocupación y aletargamiento en algunas palabras para darles peso, es un gran toque de calidad. Give Me” está plagado de imperfecciones sonoras creando un ambiente repleto de ruido e inestabilidad. Una sátira de la inquietud y angustia que viven los millennials por entrar al mundo adulto. 

“Heart Attack yShame nos presentan la fórmula de Sego Sucks establecida y que funciona: coros que no se olvidan, grandes solturas en el bajo y letras que vale la pena poner nuestra completa atención en al menos una ocasión. Pistas que no sobrepasan los cuatro minutos de duración y que transcurren en un parpadeo. En un mundo donde todos quieren sonar a alguien, Sego crea su propia versión de la música. La mitad del LP llega con Whatever Forever ySucker / Saint”, canciones que presentan temáticas muy profundas, pero con ritmos de ánimo. Canciones con esencia funeraria, pero con alegría impregnada. Sego suele ser raro en ese término, pero a la vez es muy refrescante escuchar a una banda jugando de esa manera.

Sego da su primer giro conAnvil Hands, canción donde los sintetizadores brillan y la calma llega. Un tema que llega a rayar con la psicodelia y que proyecta lo que la agrupación puede llegar a lograr. De aquí pasan a “High Tide, una creación con tintes grunge muy bien logrado. Cambios de ritmo, explosión de guitarras y un bajo con poca distorsión. Con una marea que sube y baja, la banda le dio una historia propia a cada momento. Una ovación que, aunque se arriesguen en diversos géneros, siempre tiene un sello de la casa. 

Sego Sucks envuelve al escucha de manera audaz y muy peculiar. Concluye el trabajo con momentos altos y que fluye en la nostalgia. De riffs básicos que abren el horizonte musical mostrando sus dotes como artistas. Esperan el momento justo para atacar y desenvolverse. El disco no apesta, es divertido. La frescura del cuarteto es especial, y da gusto que la exploten al máximo sin temor al qué dirán. No es el disco del año, pero seguro te dará una gran sorpresa escuchar esta propuesta. Siempre es bueno escuchar el amor a la música en su esplendor.

No es una revista, es un movimiento.