Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

176384
Satón — ni'in

9

Satón
ni'in

H.U.M. / 2020

Artista(s)

Satón

Encontrarse a sí mismo entre la furia y la nostalgia.

El trío de post hardcore / screamo, Satón, se engalana en presentar su segundo material de larga duración titulado, ni'in. Este esperado álbum demuestra una vez más su capacidad y fuerza emotiva.

La banda nativa de la ciudad de México produjo este disco de manera autogestiva basada en su filosofía “H.U.M” (Hágalo Usted Mismo) y fue mezclado por Miguel Méndez  en los estudios Cárne Debil en la ciudad de Cali, Colombia.

En este material la banda no abandona sus raíces post hardcore o screamo, lo cual sirve como arquitectura principal de un idioma adornado por destellos de un post rock melancólico que se diluye entre guitarras letárgicas para así detonar en un despliegue de ira y poder.

ni'in arroja una nueva etapa de Satón como banda. En seis tracks logra conjuntar energía y furia con una tristeza casi palpable, como bien lo demuestra el primer corte del álbum “Ver desvanecer”, una canción que sorprende por la notoriedad de atmósferas oscuras y densas que se cruzan por tonalidades cáusticas y corrosivas. El disco avanza con “Decaer” donde los destiempos marcan el seguimiento del material y las voces nadan entre los mares que se conforman por la rígida instrumentación.

Un respiro en el álbum es “Del negro de la nada, al azul del cielo” que primero prevalece en la calma y las guitarras que adormecen y acompañan al escucha, para explotar en una ráfaga de cólera que conmemora el pasado y el presente de la banda mexicana. El álbum cierra con “Qomata” el primer sencillo del disco, un track desgarrador que cierra con violencia y que por sí solo funciona como el estandarte de esta etapa del trío.

ni'in es, sin duda, uno de los mejores lanzamientos nacionales en lo que a música pesada se refiere pero que no se encasilla ahí, sino que toma vertientes ideológicas y sonoras lógicas a su sonido y no tan dispares al mismo. Un álbum orgánico y coherente a sus raíces, desgarrador pero a la vez inspirador, austero pero no por eso menos sorprendente. Un disco que deja perplejo al escucha.

Como bien lo dice el significado del álbum: “Encontrarse a sí mismo”, Satón se reencuentra con su sonido para dar un nuevo giro su idiosincrasia y avanza a un nuevo escalón, a una nueva dirección, donde su sonido prevalece con ira, furia y nostalgia.

No es una revista, es un movimiento.