113382
Royal Blood — How Did We Get So Dark?

8

Royal Blood
How Did We Get So Dark?

Warner Bros. / 2017

Artista(s)

Royal Blood

26/Jun/2017

How Did We Get So Dark?, el estridente regreso de Royal Blood.

Por: Álvaro Hernández Villalobos

Han pasado casi tres largos años desde que se estrenó el primer disco de Royal Blood, aquél que se ganó la aclamación de Jimmy Page cuando dijo que la banda iba a llevar el sonido del rock a un nuevo reino. Por estos motivos, la expectativa en torno a How Did We Get So Dark? no es menor. La pregunta reside en si este segundo álbum está a la altura del primero, o si aquello fue sólo un destello de brillantez. La respuesta breve es: la espera valió la pena.

Esta nueva entrega definitivamente pretende sonar diferente a la anterior sin abandonar el núcleo duro del sonido estridente de la banda, y eso es digno de celebrar. Incorpora elementos más armónicos, y coros que le dan una textura distinta a las canciones como en "I Only Lie When I Love You". De la misma manera, la banda continua con la costumbre de mezclar un estilo de composición de rock clásico, con un sonido altamente distorsionado y más contemporáneo como es evidente en el sencillo "Lights Out".

No obstante, en ciertos momentos, el disco carece de cierta unidad que le termine de dar solidez a las canciones como en "Don’t Tell"; en la que la sincronía entre letra y música no es la mejor, sin que eso le reste valor ni la haga de relleno. Del mismo modo, tiene otras ocasiones destacables como "Sleep"; un tema compuesto a un ritmo distinto de todos los anteriores, y con un humor mucho más melancólico y oscuro.

En conclusión, How Did We Get So Dark? mantiene el sonido pesado de la banda, y agrega nuevos elementos acústicos y rítmicos que abren el sonido a otras posibilidades. A pesar de que no todas las canciones son completamente circulares, prevalece el escándalo que caracterizó a su primer álbum. Es un disco que saca el máximo provecho de los recursos limitados y característicos de los que parte la agrupación, y conserva su identidad escandalosa y pesada.

No es una revista, es un movimiento.