53603
Reinventarse o morir

Reinventarse o morir
Reinventarse o morir

Loma Vista / 2014

Artista(s)

Spoon

15/Ago/2014

Conforme pasa el tiempo, comprobamos si las decisiones tomadas en algún punto de nuestra vida fueron las correctas. Esto no se limita únicamente a cuestiones personales y laborales, sino que también está directamente ligado con nuestras preferencias de todo tipo.

Cuando somos adolescentes, poseemos un cerebro bastante blando y susceptible a las estrategias mercadológicas, por ello es el principal mercado de interés para las compañías discográficas, pero conforme nos pegan los años y comenzamos a madurar, las bandas que en algún momento nos acompañaron a cada momento se vuelven obsoletas y pocas son capaces de aguantarnos el paso.

Spoon es una de esas contadas agrupaciones que tras más de dos décadas de carrera, ha sabido mantenerse, renovarse y seguir cautivando a su público, además de conquistar a un nuevo y cada vez más exigente, además de saturado, mercado.

Cuatro años le tomó a Britt Daniel y compañía dejar atrás su tan laureado Transference para completar un nuevo material con 11 temas redondos y bien estructurados, todos ellos perfectamente radiables, que a pesar de ser amables al oído, no son nada comunes, simples o repetitivos.

They Want My Soul no es un giro de 180° en el estilo de la banda, pero tampoco le pide nada a sus antecesores. En él, la banda texana se reinventó, pero cargando siempre consigo el denominado alt folk que tanto hace que se le relacione con proyectos como Wilco The Walkmen.

Para este disco se incorporó de lleno Alex Fischel, quien se encargara de los teclados en Divine Fits, y desde el inicio con "Rainy Taxi" es perceptible su aportación, además de que nos da una idea de lo que podremos escuchar a lo largo de 37 minutos: canciones bien pulidas que inician suavemente y van de menos a más.

Es difícil destacar sólo algunos temas del álbum, sería demeritar tanto el trabajo de la banda como el impacto de los mismos, pero de entrada, podemos asegurarte que canciones como "Rainy Taxi" y "Do You" se engancharán tan fuerte de tu cerebro que pasarás días enteros moviendo los pies al compás de sus melodías.

Ya casi para cerrar, entre el tema que la nombre a la producción y "Let Me Be Mine", encontramos un glorioso cover al clásico "I Just Don’t Understand", escrito por la cantante de origen sueco Ann-Margret e interpretada en algunas ocasiones por The Beatles durante sus conciertos.

Sin duda, se trata de un gran acierto en la carrera de Spoon y probablemente se corone como una de las mejores producciones al finalizar este año.