164240
Real Estate — The Main Thing

7

Real Estate
The Main Thing

Domino Records / 2020

Artista(s)

Real Estate

Real Estate, amigable y bonachón, con buenas canciones, pero sin pasarse de la raya.

El nuevo álbum de Real Estate, icónico grupo indie, es fresco y agradable como la mañana de una nueva primavera, un nuevo inicio. Es una nueva etapa sin el acosador y en general, deleznable persona, de Matt Mondanile (bueno, aunque ya es el segundo disco sin él). La música es muy melódica y agradable, pero el lado negativo de una mañana de nueva primavera es que también puede ser aburrida, inofensiva, demasiado plácida para sentirse uno excitado. Tal vez no se le deba de culpara a Real Estate por seguir haciendo el mismo indie rock basado en el núcleo genérico de guitarritas, bajo y batería, con algunas armonías aderezando los mejores coros; pero para el quinto álbum de una banda, uno empieza a tener antojo por algo distinto.

El álbum se grabó a distancia, con cada uno de los miembros grabando por separado y enviando sus partes al líder Martin Courtney; ¿podrá ser este proceso de producción responsable de la impersonalidad del álbum, la aparente indiferencia? Pues por su parte, Courtney ha afirmado que con este álbum han tratado de “hacer el mejor álbum que jamás hemos hecho” (ha dicho en entrevistas), y no podemos decir que no lo ha intentado; la temática de las canciones tan siquiera es sincera, como la temática existencial en “Paper Cup” (que incluye vocales de Amelia Meath de Sylvan Esso), donde Courtney, a los treinta y tantos años, se pregunta si su razón de vivir como ser humano, el hacer música en una banda, acaso no se ha estancado frente a la evolución profesional de sus conocidos. Es sinceridad, pero quizás lo último que necesitemos: rockstars queriendo ser Godínez. 

Otras rolas están inspiradas en el rol de Courtney como padre de tres, tal como en “You”, donde se pregunta “no me imagino que va a estar/en tus primeros recuerdos”; complementado por las guitarras inocentes de la banda, y su simpleza rítmica en 4/4, se aprecia la ternura de la canción, lo mismo en “November”, que trata sobre amores platónicos de adolescencia. Pero es este mismo entorno musical el que le quita punch a los comentarios sociales de la banda en algunas canciones, una inquietud que la agrupación ha tenido desde hace años, en medio del panorama político-social, y ecológico también, tal como en “Also A But”, donde el guitarrista Julian Lynch, compositor de la rola, habla de lagos contaminados y de “flotar en una nube de hongo”, como aquella causada con la bomba atómica. Es un noble intento, pero parece el ensayo de un niño con buenas intenciones, más tierno que preocupante.

Ante la agresividad y la popularidad de los géneros urbanos, otros estilos musicales se han retraído a este yacht rock pop, lindo pero a veces de hueva, si estos otros géneros quieren apostar por Mac DeMarco y el lado más yacht-chill- “me da igual” de Tame Impala, pues es cosa de ellos. En medio de todo está Real Estate, amigable y bonachón, con buenas canciones, pero sin pasarse de la raya, es alguien de confianza, ya sabes que esperar de él, y jamás te sorprenderá…eso puede ser bueno, hay gente a la que no les gustan las sorpresas.

No es una revista, es un movimiento.