91639
PJ Harvey – The Hope Six Demolition

9

PJ Harvey – The Hope Six Demolition
PJ Harvey – The Hope Six Demolition

Island Records / 2016

Artista(s)

PJ Harvey

A partir de la publicación de El Hueco En La Mano, Polly Jean Harvey inició un proyecto que culminó recientemente en la placa The Hope Six Demolition Project.

Por su lado, el libro es la reunión de una serie de apuntes a cargo de la cantautora, acompañados de fotografías tomadas por Seamus Murphy, consecuencia de una serie de viajes que la dupla emprendió en Kosovo, Afganistán y Washington D.C. El relato de Murphy abordó la vida cotidiana en zonas de conflicto, mientras que Harvey aportó un híbrido entre la crónica y la poesía. Esta “investigación de campo” encontró un punto de tensión en las periferias de la capital estadounidense, a su vez narradas por el periodista Paul Shwartzman para The Washigton Post, quien ofreció un recorrido a la pareja sin tener conocimiento de la figura de PJ Harvey. “El padre del mejor amigo de mi hija es Brendan Canty, el baterista de Fugazi, la única banda hardcore que conocí de D.C. hasta que googleé. Se río de mí cuando le dije que pasé tres horas en un coche con PJ Harvey sin tener idea de quién era”, declara Shwartzman en su texto. Parte del testimonio consignado por el periodista fue utilizado para el video The Comunity of Hope, canción inicial del disco, y el ritmo de su crónica, así como sus intenciones meramente documentativas, se tradujeron bajo la pluma de Polly Jean en las claves de la denuncia. “Here was Benning Road, infamous for its shootings. Here was South Capitol Street, another strip marked by carnage, a corridor that led all the way to the U.S. Capitol. And here was East Capitol Street, where the city had replaced a notoriously violent housing project with mixed-income townhouses, created under a federal program known as Hope VI”, se lee en el texto de Schartzman, mientras que en la letra se escucha “Here’s the Hope Six Demolition Project, stretching down to Benning Road. A well knwon ‘pathway of death’, at least that’s what i’m told”.

Esta intervención de lo imaginativo en lo periodístico –la misma “negociación” planteada por Francis Alÿs en el terreno de las artes visuales, quien abordó a partir de la documentación y de la “pintura de guerra” el problema de cómo se representa en los medios internacionales el conflicto del Medio Oriente– construye uno de los alientos más solidos en la carrera de PJ Harvey. Sin obedecer las claves comunes del arte que aspira a la subversión, The Hope Six Demolition Project aborda realidades concretas como el desarrollo inmobiliario en comunidades vulnerables, el significado de los memoriales históricos, la desaparición forzada, la migración y la estructura, ideológica y arquitectónica, de estancias gubernamentales. Abandonando la mesura presente en Let England Shake y White Chalk, sus obras anteriores, esta nueva entrega que, aunque opera de manera autónoma al libro, forma parte de una misma articulación que se aventura en las texturas del góspel y del blues, rasgos lógicos ante la temática que unifica y vuelve a The Hope Six Demolition Project un trabajo narrativo que, aún bajo su impronta conceptual, no olvida la importancia de la canción. “River Anacostia” aborda uno de los brazos de agua abandonados por las construcciones circundantes dedicadas a los bancos y a los centros comerciales: Harvey dedica una suerte de plegaria contemporánea, espoleada por el blues más áspero. “Ellos han hecho grafiti en lenguaje árabe y han colocado pedestales en la mierda humana. Esta es la Secretaría de Las Ruinas, rodeada de latas y de revistas”, se escucha en el tema “The Ministry of Defence”, donde los coros, aún cuando se encuentran en un tono menos espectacular al del góspel explotado por otras estrellas pop, adquiere contundencia. Por su lado, la presencia del saxofón es una cualidad que agrega una capa inusitada al trabajo de producción, alcanzando uno de los puntos más álgidos en The Wheel, que termina con un desolador “y los veo desvanecerse”. Sin referirse a una región en particular, la frase adquiere pertinencia: el anverso de cualquier país regido bajo este sistema económico y político es el de los desaparecidos. Literatura y fotografía son algunas de las vías que rodean a este disco que tuvo resonancias en las estrategias del periodismo. The Hope Six Demolition Project es un disco oportuno para tiempos convulsos.

Aunque la mirada del externo siempre resulta problemática. El texto de Schwartzman consigna: “La respuesta de la comunidad a la canción The Comunity of Hope no fue muy calurosa. Los líderes enviaron a Harvey una carta donde la recriminaban por haber dibujado un ‘retrato incompleto’. ¿Acaso no manchaste un lugar que, para bien o para mal, es el hogar de personas que trabajan para hacerlo mejor y que se enorgullecen de sus logros?

No es una revista, es un movimiento.