79973
Petite Noir - La vie est belle/Life is beautiful

9

Petite Noir - La vie est belle/Life is beautiful
Petite Noir - La vie est belle/Life is beautiful

Domino / 2015

Artista(s)

Petite Noir

Petite Noir demuestra con su debut discográfico que la vida (y la música), es bella.

El camino a la felicidad siempre se encuentra con la música. Sin extravagancias ni indumentaria ostentosa y brillante, Petite Noir ataca la vista con colores chillantes y una imagen que rememora la desigualdad social que se vive en toda África pero, Yannick, a sus 21 años con su álbum debut: La vie est belle, busca demostrar que el continente africano, tiene mucho que dar a la música pop.

Introduciéndonos su "Noirwave”, Petite Noir nos envuelve en diferentes capas sonoras, en las cuales predominan las percusiones rápidas y certeras, acompañadas de samplers que por momentos destapan la ansiedad del ritmo pulsante al semejar gemidos de dolor. La primera muestra de la dualidad en la que se mueve el disco.  

Con una bienvenida trival, “Best” ,se oscurece con el tono grave del productor y los acordes de guitarra se acercan al post-punk, sólo para alejarse segundos después y dar paso a tambores, trompetas y gritos desesperados. Las diferentes influencias musicales de Yannick se muestran en cada canción, “Freedom” y “Seventeen” plasman su lado experimental con una serie de sonidos que parecieran fuera de este mundo, acompañando con samples y voces llenas de misticismo.

Siendo más reconfortante, y dando muestra del dominio vocal que tiene, con un falsete inimaginable, logra un coro pegadizo con melodías pop en “Just Breathe” . Para estimular la canción que le da nombre al disco, la letra de aparente simpleza en colaboración con el rapero Bajoli provoca que la frase “La vie est belle” resuene en tu cabeza por varios minutos, como un eco lejano.

Haciéndole guiños, con bajos abrasivos destapa la sensualidad con “color”. Imprimiendo la influencia africana con tambores palpitantes y melódicas voces femeninas llega “Down”. Para cerrar “Chess”, con una emoción vocal con destellos oscuros y un sonido que experimenta con samplers y palpitantes beats con toques africanos.

 

No es una revista, es un movimiento.