110054
Perfume Genius — No Shape

7

Perfume Genius
No Shape

Matador / 2017

Artista(s)

Perfume Genius

Perfume Genius y la amorfa vida adulta. 

Mike Hadreas cumple 36 años en 2017. Ya como un adulto que pasa de la mitad de su tercera década en el planeta Tierra, Hadreas está cada vez más lejos de aquella cara de veinteañero con la que conocimos a Perfume Genius. Esa que capturó las miradas de las personas de Matador Records con demos de las baladas de piano que terminaron por agruparse en Learning (2010).

Desde ahí, hasta Too Bright (2014), la mayoría de sus temas parecían ser relatos autobiográficos. Reconciliaciones con un pasado siniestro; crecer como homosexual perseguido en los suburbios de Seattle; romances platónicos con hombres mayores; dejar la escuela y, perderse en las drogas en Nueva York. Así, las baladas de piano se fueron convirtiendo en himnos estrambóticos con instrumentación abstracta. Cada tema más encarador que el anterior.

Así, llegamos a No Shape, el cuarto álbum de Mike. Este material ha sido escrito no lidiando con el pasado, sino, tratando de sentirse cómodo con el presente.

Para Perfume Genius, ese presente significa ser un adulto y, finalmente, tratar de ser una persona funcional: pagar la renta, comer bien, cuidar a una mascota, vivir en unión libre con su pareja desde hace 8 años. Quizás son cosas no tan interesantes como las drogas y los romances dignos de un filme de Tom Ford. Pero, para Mike Hadreas, aparentemente suscitan emociones igual o más de fuertes que las anteriores.

El primer shock llega rápido, como una noticia fuerte recibida a la mitad de la rutina matutina. “Otherside” comienza con un pequeño arpegio de piano y la voz melancólica que caracteriza al genio del perfume. Hasta ahí todo parece familiar. Luego, el aporte de Blake Mills como productor se hace presente; la mezcla está a reventar de elementos, (algo raro con este artista).

La producción minimalista ha quedado atrás y pareciera que, también, mucha de la oscuridad presente en temas anteriores. En general, No Shape es mucho más alegre, sin dejar de ser extraño. En temas como “Wreath” o “Run Me Through”, Hadreas suena como un George Michael de otro planeta. Art Pop del futuro. Creo que rara vez hay una especie de beat convencional en todo el disco y, eso, sólo lo hace más cautivante.

A diferencia de trabajos anteriores, quizá requiera más atención para digerirse; pero, el esfuerzo será recompensado. Tras pasar por la paleta de emociones y tensiones que se presentan en No Shape, “Alan” cierra el disco con la catarsis perfecta. Una misiva a su pareja, una pieza que parece aceptar esa calma —a momentos monotonía— que llega con la adultez.

“I’m here. How weird”, canta un Perfume Genius que, como todos nosotros, está haciendo lo mejor que puede para aceptarse en el presente.

No es una revista, es un movimiento.