Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

66239
My Dreams Dictate My Reality con SoKo

9

My Dreams Dictate My Reality con SoKo
My Dreams Dictate My Reality con SoKo

Baby Cat Records / 2015

Artista(s)

Soko

13/Mar/2015

Stéphanie Sokolinsky SoKo es una de esas figuras que proviene del caos y que en la exposición de su desequilibrio, ha encontrado la manera de sublimar la fragilidad emocional que la constituye, utilizando el arte (llámese actuación, música o dirección) como exorcismo.

Soko

A la edad de 5 años, la pérdida de su padre dejó la marca indeleble que germinaría en el hermoso torbellino creativo de una personalidad intensa y atormentada. En el 2007, el tema “I'll kill her” la puso en la mira, aunque no fue sino hasta el 2012, año en el que se edita su primer material de larga duración I thougth I was an Alien, que su nombre logra afirmarse incluso más allá del universo musical, convirtiéndose en fashion icon y musa de otros artistas.

Hace algunos días SoKo decidió poner a nuestro alcance My Dreams Dictate My Reality (Baby Cat Records), un exquisito paisaje onírico lleno de melodías post punk, sintetizadores retro, guitarras y reverberación, que con desenfado y cruda inocencia concede a la excéntrica voz de Stéphanie, el espacio ideal para narrar historias llenas de emociones encontradas, ansiedad, ataques de pánico y corazones rotos, en donde los sueños se mezclan delirantes con la realidad.

Bajo la producción de Ross Robinson (The Cure, At the Drive In, entre otros), los 13 tracks que componen el disco muestran la madurez de una artista que aunque no innova ni se complica mucho musicalmente, logra reinterpretar y apropiarse del New Wave de los ochenta, para fotografiar lo que existe en su cabeza, haciéndonos cómplices inmediatos de ello.

Destacan temas como “Who wears the pants”, un claro manifiesto contra la homofobia que nos recuerda mucho a Siouxie Sioux; la edípica “Ocean of tears”, que en una mirada de la inocencia infantil revela el miedo y la culpa que genera la pérdida de un ser querido en un duelo que no se resuelve.

“My precious”, que nos seduce con deliciosos riffs de guitarra propios de The Cure, mientras se explora la enfermiza obsesión que despierta el querer estar con algunas personas pese a su constante negativa. “Temporary Mood Swings" composición punk muy al estilo de The Slits, quien muestra con sarcasmo el caos interno de quien furiosa y maniáticamente, busca pertenecer a alguien

Y la favorita “Keaton's song”, melancólica fotografía de su atormentada relación con el cantante y compositor inglés Keaton Henson. Una canción sencilla, que interpretada a un grado máximo de honestidad, logra dibujar la situación de alguien que se abisma en la desesperación de un corazón roto, abandonado y enfermo.

Pocos son los artistas completos, que en una visión romántica del existir, logran conectar con el dolor de un temperamento melancólico y en ocasiones autodestructivo, para transformarlo en un aura de intrigante misterio. Pocos son los artistas que “tienen el blues” y a partir de ello conciben desde la honestidad más contundente, SoKo es uno de ellos.

No es una revista, es un movimiento.