72349
MIKA - 'No Place In Heaven'

9

MIKA - 'No Place In Heaven'
MIKA - 'No Place In Heaven'

Republic Records / 2015

Artista(s)

MIKA

24/Jun/2015

El elegante pop alegre de MIKA

Hay artistas que buscan tener éxito en sus carreras y nunca lo logran. Hay otros que tienen éxito porque lo buscan y lo merecen,  uno de ellos es Michael Hoolbrook Penniman Jr. mejor conocido como MIKA. El autor de “Grace Kelly” lanzó No Place In Heaven, su cuarto álbum de estudio que contiene 14 temas remasterizados con su sello ecléctico bien impreso. No hay tiempo para deprimirse con los motivantes himnos de la felicidad de MIKA.

El primer track “Talk About You” abre la gran fiesta sónica a la que una vez más nos invita MIKA; con un ritmo vibrante y alegre, acompañado de la distinguida voz que posee el también considerado soprano, la canción pasa la gran prueba de presión que tienen las primeras canciones y nos hace querer escuchar más.

“All She Wants” es otra canción con ritmo alegre y muy vibrante con un coro muy catchy que te atrapa. Parece ser un hit creado por accidente, pero salido de la mente de un maestro.

El piano es uno de los instrumentos predilectos para el artista, muy notable debido a su innegable presencia en las canciones del álbum. “Hurts” está totalmente liderada por aquel instrumento y por su voz en barítono, un deleite que pocos pueden lograr.

MIKA es un hombre muy expresivo y en “No Place In Heaven” - que nombra al álbum- la letra es muy clara: ‘Father would you forgive me for my sins?, Father if there’s a heaven let me in’. Siendo un hombre católico, abiertamente gay y con sus raíces bien arraigadas, ruega en su lírica que si existe el cielo, sus pecados le sean perdonados y se le permita ingresar.

“Ordinary Man” suena clásica y elegante con la voz irremediablemente comparable con la del inolvidable Freddy Mercury, lo que más de uno podrá constatar al escuchar. Algo escalofriante, en el buen sentido.

Políglota, soprano, talentoso, optimista y bien parecido. Ese es Mika, un artista que busca libertad de expresión a través de la música pero con argumentos musicales muy bien fundamentados. No será casualidad que los MikaFreaks corran a comprar No Place In Heaven y que sume nuevos fans con este gran disco. Larga vida al alegre MIKA.

No es una revista, es un movimiento.