Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

34061
Mark Lanegan: La imitación perfecta

Mark Lanegan: La imitación perfecta
Mark Lanegan: La imitación perfecta

/

Artista(s)

01/Oct/2013

Mark Lanegan

Imitations

Vagrant / Heavenly

2013

Los discos de covers son una cosa extraña, casi amorfa. Escuchamos versiones de nuestras canciones favoritas destruidas por engendros devoradores de música que sin misericordia alguna acaban con la historia, con el garbo y personalidad de muchos grandes cantantes. Una vez cada 25 años, como dictan los cánones, un disco de “imitaciones” se abre paso entre tiempos mundanos, tiempos en que la música de calidad escasea y nuestra única opción es volver al pasado.

La voz de Lanegan, cada vez más hermosa y poderosa, nos arrastra a las fauces de su infierno regalándonos 12 temas a su usanza, mostrándonos por qué este tipo de obras únicamente pueden ver la luz cada cuarto de siglo.

En Imitations encontramos versiones a los Bad Seeds, al gran John Cale, a Sinatra y más. Parece que Lanegan no se cansa de atacarnos con hermosas creaciones, tardó ocho años en complacernos entre el Bubblegum y la maravilla que representó Blues Funeral, pero al parecer ese lapso le dejó el suficiente tiempo para volver a sus raíces y de darse cuenta de todo lo obsoleto que había que cambiar entre Screaming Trees y "Ode to Sad Disco".

Imitations es el soundtrack perfecto de una gran cantina contemporánea; es la selección exacta para una borrachera sofisticada en la que no sólo sufres por desamor, sino también por soledad y por la existencia misma. Temas como “I’m Not the Loving Kind” te remiten a un pasado que nunca supimos que existía, añorar un tiempo que no vivimos, disfrutar un paisaje que no contemplamos.

Siempre buscamos el famoso hilo negro cuando un disco nuevo ve la luz, Lanegan está buscando el hilo negro en el pasado porque el presente no tiene nada que ofrecer. Temas como “Autumn Leaves”, tan vieja y tan empolvada como este álbum, como sus arrugas y como su aguardentosa voz, siempre nos hará sentir un poco más vivos.

No es una revista, es un movimiento.