Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

42823
Marijuana Deathsquads: Robotismo Experimental

Marijuana Deathsquads: Robotismo Experimental
Marijuana Deathsquads: Robotismo Experimental

/

Artista(s)

24/Feb/2014

Marijuana Deathsquads

Oh My Sexy Lord

Totally Gross National Product

2014

Una dosis de acidez sonora para el sistema, una muestra cargada de impactos abruptos y cortes de tajo. ¿Acaso existe otro género que sea capaz de culminar con la única frase que las palabras podrían murmurar: Oh my Sexy Lord?

"Sopla tímpanos, rompe cabezas y desgarra las costuras de la convencional producción de música con su semi-misteriosa creación" fueron las palabras con las que Chris Reiemenschneider, escritor del Star Tribune describe a Marijuana Deathsquads. Extraída de Minneapolis, Minnesota, es una banda que se pinta por sí sola; sus raíces emergieron en el 2009 y aunque el cambio de integrantes ha sido violento como resulta su mismo género, actualmente los siete experimentados músicos que la integran, engendran su nuevo material.

En esta ocasión, la banda presenta su cuarta producción discográfica; un LP titulado Oh my Sexy Lord que erosiona el convencionalismo y el esquema de composición sistemática. En realidad, la espontaneidad juega un papel clave dentro de lo ecléctico de su estilo y sus efectos analógicos.

Sus 11 tracks tienen carácter propio, pero si intentamos destilar a qué suena se podría decir que es un híbrido de ambientes oscuros con litorales espesos. Una mezcla que se diluye en un misterioso mar de sentimientos que jamás pensaste que tendrías. Una solidificación concisa y progresista de ritmos pero que se mueven con una fluidez incontrolable o una alteración sensorial que evoca admiración.

A cargo del arranque, "Ewak Sadness" suaviza y prepara al oído, tal como antes de bajar abruptamente de una montaña rusa. Todo inicia con un sonido hawaiano en una calurosa tarde de verano, cinco segundos después es historia y frenéticamente te ves envuelto en un violento universo oscuro que se escurre.

Sumergidos en su lóbrego ambiente, "Scheme", "Bad Boy Masterpiece" y "Suge" emanan con fuerza frecuencias que te transportan más rápido que la velocidad de la luz mientras que "Crosstown Crippler" y "893" desenvuelven su lado electrónico pero mimetizados a voces con opacas distorsiones.

"Stacks" hipnotiza con la bipolaridad que maneja; es un track que inicia con escalones electrónicos y de pronto la bestia se enciende, incubando poco a poco un mounstro sonoro que escupe agonía. Finalmente, el disco se consume con "Goldan" y "Vibrant Beast", temas más digeribles y rítmicos, claro, sin perder la esencia de su oscuro roboticismo.

Puede que lo experimental no sea del todo apreciado pues se trata de un estilo que sonoramente no es para todos, pero, ¿quién dijo que lo abstracto carece de ingenio? Pruébalo, escúchalo, sumérgete y quizás tus oídos se conecten y te envuelvan en una robótica alteración experimental.

No es una revista, es un movimiento.