Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

24972
Low: 20 años y 10 discos de rock rugoso y espiritual

Low: 20 años y 10 discos de rock rugoso y espiritual
Low: 20 años y 10 discos de rock rugoso y espiritual

/

Artista(s)

23/May/2013

Low

The Invisible Way

Sub Pop

2013

Duluth, Minnesota, no sólo se distingue por ser el lugar de nacimiento de Bob Dylan; en esa ciudad del interior y al pie de Lago Mayor, desde hace años se ha pertrechado Low, un grupo cuya esencia se compone del matrimonio integrado por Alan Sparhawk y Mimi Parker. Ellos han apostado por un rock rugoso, lento, arisco y robusto al que se denominó slowcore. A la postre, ellos representan la expresión mejor destilada de una corriente que ciertamente no tiene demasiados miembros, su disco Drums and Guns (2007) es considerado el punto culminante de tal ejercicio estilístico.

La hosca personalidad de Alan lo mantiene a prudente distancia de los medios, pero ello no ha representado un obstáculo para que los especialistas no reconozcan la calidad de una música, que aunque puede sonar siniestra y algo densa, en sus letras incluye constantes referencias religiosas y una exaltación de la búsqueda de espiritualidad en el mundo actual.

Sparhawk y Mimi han ido ablandando un poco su sonido en los últimos discos, C’mon (2011) es un ejemplo brillante de su búsqueda en el rock clásico y alguna variante del pop, sin perder ni un ápice de la honestidad y sensibilidad que los caracteriza. Como grupo, gozan de una reputación tal que les pudo llevar a la zona de confort que representa grabar en el estudio que tienen en la localidad y seguir retroalimentándose de su sentido común y preferencias particulares.

Por fortuna, no ha ocurrido así y en compañía del bajista Steve Garrington, quien cada vez se muestra como un tercer miembro más estable, se desplazaron hasta Chicago para grabar en The loft, el estudio que tiene Wilco en la ciudad de los vientos. Así, el décimo disco de su historia que ahora cumple 20 años está producido, nada menos, que por James Tweedy, líder de tan influyente banda de alt country, y un músico que también posee una tremenda personalidad. El encuentro suponía la interrelación entre dos creadores de temperamentos elevados, aquello podría fracasar estrepitosamente o bien entregar un material de excelencia. Los dioses del rock sonrieron y tenemos que alegrarnos por la llegada de un álbum memorable.

The Invisible Way, editado por la mítica Sub Pop, es descrito por Alan como un trabajo que trata acerca de “la intimidad, la lucha contra las drogas, la lucha de clases, la vieja y dolorosa guerra, la arqueología y el amor”. Suena complicado, pero al convertirlo en canciones se hace algo muy simple, basta con escuchar “So blue”, conmovedora y de intensidad creciente, y una impecable “Just Make It Stop”, que es una de las 5 en que Mimi se ha hecho del papel de cantante. Ello aporta un nuevo registro a Low, que se mantiene con arreglos nada complicados en los que manda la guitarra acústica y el piano.

Hay que mencionar que como antecedente inmediato editaron una grabación en directo, Plays Nice Places, que incluye 6 canciones en un concierto junto a Death Cab For Cutie. Vaya manera de iniciar la celebración de sus dos décadas, y además convencidos de obtener la máximo expresión con los mínimos elementos. Son como los reyes indie del “menos es más”.

Low no ambiciona saltar a la celebridad masiva, su arte es un asunto de fuego lento y para iniciados. Ahí están temas como “Holy Ghost” y “To Our Knees”, templados por la sapiencia de Jeff Tweedy. Alan y Mimi prefieren ser honestos consigo mismos, antes que claudicar ante formatos más triviales. Por grupos como este es que el rock sigue teniendo razón de ser, después de todo, quizá la batalla no esté perdida.