73842
Lindemann - 'Skills In Pills'

7

Lindemann - 'Skills In Pills'
Lindemann - 'Skills In Pills'

Warner Music / 2015

Artista(s)

Lindemann

Lindemann y la música después de Rammstein

Todos los que estén esperando que Rammstein regrese con un nuevo material de estudio, tendrán que seguir haciéndolo, ya que eso es algo que no pasará pronto debido a que el líder de la banda alemana, Till Lindemann, acaba de lanzar el primer disco del proyecto que formó con el sueco Peter Tägtgren, integrante de los grupos Pain y Hypocrisy.

Bajo el nombre de Lindemann y con un potente rock industrial que por momentos recuerda mucho al sonido de Rammstein, la pareja de músicos europeos estrenó Skills In Pills y tomó por sorpresa al mundo.

Lo primero que se nota al escuchar el álbum es que Till Lindemann está cantando en inglés, tal vez con la intención de llegar a una mayor cantidad de público en todo el mundo, y lo siguiente es que cada canción cuenta con letras directas y provocativas que podrían resultar incómodas para algunos, pero que no serán ningún problema para aquellos que ya estén acostumbrados al singular estilo del cantante.

Más allá de lo que se diga en cada tema, los 11 que están incluidos en el disco realmente sobresalen gracias a lo hecho por Peter Tägtgren en diferentes instrumentos: guitarra, bajo, batería y sintetizador. De cierta forma, es el sueco quien lleva la batuta en lo referente al sonido de Skills In Pills. Además, este trabajo es complementado en algunos tracks por los arreglos orquestales cortesía de Clemens Wijers, miembro de la banda de black metal Carach Angren.

En general es un buen álbum que cuenta con canciones sobresalientes como “Skills In Pills”, que le da título al disco y abre con  mucha energía para capturar la atención de quién esté escuchando; “Fat”, que tiene como base un teclado celestial cuyo sonido evoca a la vez a una iglesia antigua y a la música gótica; “Golden Shower”, que bien pudo haber sido un nuevo sencillo de Rammstein; y “Praise Abort”, en la que la polémica está presente de una forma divertida.

Lindemann tiene un buen debut y demuestra que es un proyecto completo al que vale la pena seguir de cerca.

No es una revista, es un movimiento.