Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

123763
Lanza Internacional — Lanza Internacional

8

Lanza Internacional
Lanza Internacional

República Independiente de Música Popular / 2017

Artista(s)

Lanza Internacional

Foto Facebook de la banda

De los creadores de Los Bunkers.

"¿Me ves atracando tiendas de licores con un tatuaje en el pecho que diga: Nacido para perder? ", solía rezar Neil McCauley (De Niro) en la aclamada cinta Heat de Michael Mann. Este mismo refrán regresó a mí cuando identifiqué las voces, los acordes, a los integrantes y principalmente, al figurativo nombre de Lanza Internacional.

En 1999 surge de la ciudad de La Concepción, Chile, Los Bunkers. Fue en la edición 2014 del Vive Latino la última vez que pisaron nuestro país; como dato informativo. ¿Qué ocurrió con ellos? Sencillamente se apagó la agrupación, pero no los miembros.

Desde aquel corte, Mauricio y Francisco (los hermanos) Durán funcionaron como singulares e imponentes productores musicales sobre reconocidos materiales discográficos: Los Ángeles Negros, Emmanuel del Real y Pepe Aguilar por mencionar algunos. Aún con todos los logros, su ansiedad musical no cesó.

Siendo imposible desprenderse de su adicta afición a interpretar y tocar, a la par de su encariñamiento sobre la música e influencia chilena, Los Durán adentran en sus terrenos a Ricardo Nájera (IMS, Toy Selectah, Mexrrissey) como baterista de un proyecto magno; un rotundo delito: Lanza Internacional. Una agrupación latina representante de la nueva era del rock folclórico. ¡No! No son Los Bunkers. Sí, son los Durán asaltando de nuevo las tierras de la música; son las lanzas vivas y universales que atentan en alguna parte del mundo y, al mismo tiempo, son la representación carnal de un artefacto sonoro con dirección, objetivo y seguros atentados.

Lanza Internacional es también el nombre de este primer álbum editado por República Independiente de Música Popular (su propio sello) y armado por una decena de tracks completamente inéditos. Es literalmente agresivo, subversivo y ante todo, diferente.

Como representación de su sublime trabajo como productores, este disco está perfectamente estructurado, con letras anónimas de contrataque para dejar en alto que esto, Lanza Internacional, no es un renacimiento sino un nuevo respirar. La reproducción de eventual trabajo te conecta con un retraso generacional como la época de los ochenta; aquellas canciones de dance coqueto y sacudidas frescas. La prueba tangible es “Mala fama”, el sencillo y apertura del disco, una canción sintetizada de atrevida mezcla donde lo vocal asume la responsabilidad de la energía que transmite (tanto el canto como el videoclip). En segundo lugar “Tomar el sol”, inspiradora composición de suaves redobles y tenues acordes donde lo oral sincroniza con el agitar de las cuerdas bajas acoplado con la emotividad literaria: “Nunca me canso de tomar el sol (…) es para no tenerme que esconder”.

El correr de esta lanza franca e íntegra va empujando todo en su camino, penetrando aquel escucha. “Perna”, la rejega canción de la posición tres es incontrolablemente nutritiva, una letra directa y un sacudir musical tembloroso. La lanza no se detiene, recorriendo entre “Corredor” y “Remar hacia atrás”; tema donde imputan y retoman levemente la virtud musical de Los Durán y su historia creativa. El abrazo que Rica les da con sus batacas logran, indudablemente, dar la fortaleza que el dúo necesitaba. “Rema hacia atrás” es el himno de su primer disco; la letra del tema arremete, denuncia y expone la tradicionalista técnica política de atentar, versus la agónica irritación pública: “sucio estafador, un payaso digno de olvidar; cuánto vales sobre los demás”.  El camino continua sin bajar la velocidad: “Huellas digitales”, sintetizada con pop anticuado y sólido; “Me”, “Estación central”, una retrospectiva a la onda anglo que surgía en las radios chilenas y “Hora de dormir”, número nueve, escandalosa y pegajosa incorporada a una vivencia alocada en una fresca mañana de 1988.

“Invisible” es la despedida del debut, más no el final; la lanza sigue dirigida. La velocidad y fortaleza dependerá del objetivo y la meta marcada que, aunque está viva, es infinita. Infinita e internacional.

La música y nueva era de Lanza Internacional demuestra lo directo que se puede ser musicalmente y sin tanto parafrasear. La dedicación y natural talento de ésta tercia será difícilmente acomplejado, pues siempre resurgen de cualquier fuego sin que alguien lo pueda detener; ya lo dijo Neil McCauley. "(Yo) hago lo mejor que sé hacer. Y tú lo mejor que sabes hacer es intentar detener a tipos como yo".

No es una revista, es un movimiento.