Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

145588
Lafawndah — Ancestor Boy

8

Lafawndah
Ancestor Boy

CONCORDIA / 2019

Artista(s)

Lafawndah

Una mezcla de frases inconexas, pero que parecen el boceto de un horizonte brillante.

Lo convulso de los tiempo, aunado a la masificación/globalización de las percepciones tanto estéticas como sociales, han creado un paradigma musical en el cual decir que alguien hace música del mundo puede significar solo dos cosas: hacer música con inspiración de sonidos regionales de alguna parte del orbe tan apartada del mundo occidental que apenas escuchamos algo acerca de ella; o música pop con tintes de global bass, retazos de R&B y guiños al reggaeton. Menuda dupla de opciones. Pero, volviendo al tema, el crear música del mundo tiene un significado que podemos vislumbrar en el álbum debut de Lafawndah, Ancestor Boy.

Con ascendencia Egipto-Iraní y habiendo pasado su vida en lugares tan diversos como París, México o la misma Teherán, su herencia multicultural y su movilidad a través del planeta han forjado en ella una fuerte identidad nómada que se ve reflejada en este último trabajo. Ancestor Boy es una especie de Piedra Rosetta que permite el acercamiento a diversos géneros y sonidos que conforman un crisol musical lleno de texturas y elementos sonoros diversos. Pero no es solo eso, Ancestor Boy es un puente que une épocas pasadas (y culturas y civilizaciones) con un futuro en el que las líneas que dividen géneros y ritmos más que imperceptibles se vuelven inexistentes.

Con letras en inglés, francés, swahili y farsi el álbum está cargado de una fuerza que por momentos se vuelve incontenible, las melodías piden bailar a quien las escucha y con cada uno de los cortes del LP el ritmo cardiaco se altera subiendo y bajando las pulsaciones por minuto. El mundo en el que se gesta esta obra es uno de autocomprensión, de amor y descubrimiento del propio ser… siendo esta línea conceptual lo que termina uniendo todo el proyecto. Es un refugio multicultural: un hostal musical (si se permite la analogía). Pero lo que lleva a este trabajo a ser grandioso también lo vuelve incompleto: la cantidad de sonidos, idiomas, ritmos y ambientes terminan por crear un mapa inacabado en el que la exploración lleva al naufragio.

Abre el disco con el track “Uniform”, una combinación de sintetizadores, voces que crean espacios y una base de tambores que toman prestada la secuencia de las melodías propias de culturas africanas. Le sigue “Daddy”, una pieza que recuerda a algún track de FKA twigs, que brilla por la maestría vocal de Lafawndah que cobija cada segundo de la canción permitiendo que lo sutil y sencillo de la composición no llegue a ser demasiado simple. “Ancestor Boy”, el tema que le da título al álbum es más una experimentación sonora que una canción propiamente entendida, diversos instrumentos generan sonidos con un aura de medio oriente en conjunto con secuencias de sintetizador que son rematadas por un ejercicio vocal que no llega a explotar en los cuatro minutos y medio que dura el tema. Quizá una de las piezas más relevantes de todo el LP sea “Substancia” en la que la mezcla de voces, sonidos y elementos compositivos se vuelve oscura y excitante con forme los segundos avanzan y eclosiona en un silencio que nos deja perplejos.

Uno de los conceptos que prevalecen a lo largo de las 13 canciones que conforman el disco es el de la abstracción: tanto en los sonidos como en las letras. El uso de planos sonoros que se introducen al mismo tiempo con las voces como con las melodías y armonías creadas por los instrumentos son aproximaciones o metáforas y no productos concretos; así mismo las frases nunca son completas ni directas, hay un rebuscado juego de palabras por más sencillas que parezcan estas.

Para el final del disco llega “Tourist” una alegre sorpresa en la que una fuerza caribeña y el uso de sonidos llenos de claridad nos devuelven la euforia y nos invitan a mover el cuerpo entero. En contra parte, el disco cierra con “Blueprint” que parece un statement de lo que el material discográfico es en sí mismo; es una especie de luz al final del túnel, una voz de esperanza que guía hacia un futuro próspero mientras se cae en un precipicio insondable.

Así, el álbum en su totalidad es una mezcla de frases inconexas, pero que parecen el boceto de un horizonte brillante… así que probablemente tengamos que esperar al siguiente material de Lafawndah para conocer el mundo que pretendía pintar con Ancestor Boy y ser testigos de la consumación de una empresa tan curiosa. Sin embargo, nadie puede negar lo ambicioso del proyecto y que dentro de la confusión que puede suscitar el escuchar el álbum de principio a fin, suficientes llamaradas nos indican el sendero que la artista, que hace un par de años llamaba a la desobediencia civil, traza para nosotros con la intención de hacernos despertar.

No es una revista, es un movimiento.