58976
La roja espera ha terminado

La roja espera ha terminado
La roja espera ha terminado

Torsos Partners / 2014

Artista(s)

Screaming Headless Torsos

Muchos de ustedes recuerdan a Screaming Headless Torsos, banda que ataca directamente al cerebro con su particular estilo musical, la cual nos ha visitado en lapsos muy cortos de tiempo, durante los que se cocinaron nuevos temas que han sonado en todas y cada una de sus presentaciones. Hasta ahí todo está en orden, el problema llega al momento de correr en busca de éste material nuevo y encontrarnos con el mismo disco todo el tiempo.

Tras casi una década, la espera ha terminado. ¡Ya era hora! Dave Fiuckzynski, Daniel Sadownick y el nuevo, bueno, no tan nuevo, vocalista Freedom Bremner han regresado con el mismo poder de siempre; quizás aún más.

En su búsqueda por darle variedad al nuevo material reclutaron a Ron St. Germain, legendario productor que ha trabajado con grandes, quien se apoderó de las consolas para ayudarlos a pulir las canciones que llevaban nueve años trabajando. Code Red es un tremendo regreso que será un puño en la cara, un viaje interno, un alucine psicodélico con rolas de larga duración y todo el funk que los caracteriza para satisfacer nuestros oídos en la mas alta fidelidad.

Bremner batalló para que "Brooce Wayne" agradara a Fuze y Daniel. Finalmente, lo logró y terminó siendo una de las mejores del disco. Cabe señalar que esta canción también cuenta con una de las colaboraciones más raras: James Valentine de Maroon 5.

Por su parte, "Wizard of Woo" es una canción que ya hemos escuchado en vivo, pero para su versión de estudio participó Bernie Worrell, el gigante tecladista de Parliament-Funkadelic, así que ya se imaginarán como ha de sonar.

Cuando llegó el momento de llevar "Fried Tongue" al estudio, Fuze explicó a los demás que no tenían porque ser tan virtuosos, que la hicieran sonar lo más natural posible y muy desordenada. La diversión de la banda al grabarla dio como resultado la canción más devastadora de todas, lo cual hace muy buen contraste con "Sideways", cuyo invitado invitado especial es el saxofón de Casie Benjamin, que es la canción más tranquila en todo el disco y la más corta; en pocas palabras: alucinante.

Ese pedazo de plástico ya está a la venta y es increíble, suena en alta fidelidad de puro funk y solos alocadamente inventivos, arreglos vocales impresionantes, dos diferentes bateristas que interactúan con las salvajes percusiones de Sadownick. ¡Vamos!, ¿qué esperas? Escúchalo y empachate de su excentricidad.

No es una revista, es un movimiento.