67836
La culpa de todo la tiene el amor

8

La culpa de todo la tiene el amor
La culpa de todo la tiene el amor

Hardlivings / Because Music / 2015

Artista(s)

Denai Moore

La culpa de todo la tiene el amor; quién más podría ser si todo aquello que amas termina matándote. Así es la consigna que parece flotar durante algunos momentos de Elsewhere, primer disco de larga duración de la jamaiquina, con residencia en Inglaterra, Denai Moore.

denai

Con tan solo 22 años y algunos EP bajo el brazo, esta joven ha conseguido dar un enorme y firme paso en el camino hacia la consolidación de lo que parece ser un estilo no único, pero sí sólido y coherente; sin pastiches musicales, costuras o rellenos innecesarios. Visto a la distancia y con cierta perspectiva, de mucho sirvieron sus trabajos anteriores, en los que Moore parecía transitar entre el soul y el pop folk con reminiscencias a Feist. En Elsewhere nos encontramos con 12 piezas que recorren los caminos del desamor, la añoranza y la nostalgia posterior a cualquier ruptura amorosa. Todas ellas ancladas e hilvanadas con una suave y melancólica voz que incrementa el sentimiento de pérdida y dolor que impera durante todo el disco.

“Piano Song”, la canción de apertura, permite vislumbrar los sonidos sombríos y taciturnos que serán el eje de toda la obra. Un track doliente con tempos lentos y una voz que conmueve sin mayores esfuerzos. ¿En verdad Denai Moore sólo tiene 22 años? Pero la riqueza del disco no queda ahí, con “Absent” y “Detonate” esta joven da un paso hacia adelante y adereza su estilo con capas y beats de percusiones suaves. Sonidos electrónicos sencillos y dóciles (marca del productor Rodaidh McDonald), pero con fuerza suficiente para guiar y acompañar la voz melancólica de Moore.

Líricamente hablando, Denai demuestra en este álbum que tiene habilidades con la pluma y papel. Sí, escribe sobre vacíos amorosos y situaciones melancólicas y tristes: nada nuevo bajo el sol, pero la forma en que lo aborda sugiere una honestidad que atisba verdades dolorosamente crueles. “Claws”, “Let Me Go” y “Last Time” son sólo una muestra de las emociones que Moore carga tras de sí, y cuyo contenido devela emociones genuinas: no hay falsos sentimientos ni frases trilladas cubriendo huecos argumentales.

Para cuando Elsewhere ha terminado, resulta difícil desprenderse de aquello que la autora logra transmitir con este disco: un sentimiento que abruma, punza y pesa. Denai, tienes mucha razón: la culpa de toda esta miseria la tiene el amor, ¿qué más podría ser?

No es una revista, es un movimiento.