Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

145600
Kakkmaddafakka — Diplomacy

9

Kakkmaddafakka
Diplomacy

Mafia Records / 2019

Artista(s)

Kakkmaddafakka

Diplomacy: el disco más íntimo de Kakkmaddafakka.

Noruega es un país que se caracteriza por tener temperaturas gélidas. Sin embargo, durante el verano del año pasado, el clima en la ciudad de Bergen fue cálido, situación que la banda nórdica Kakkmaddafakka, originaria de dicha ciudad, aprovechó para crear Diplomacy, su nuevo álbum de estudio.

El proyecto abreviado como KMF, integrado por los hermanos Axel y Pål Vindenes, Stian Sævig, Kristoffer Wie, Lars Helmik y Sebastian Kittelsen, no ha parado de hacer música, pues en 2016 y 2017 lanzaron dos discos consecutivos: KMF y Hus, respectivamente. Ahora, bajo la producción de Matias Tellez, vocalista de Young Dreams, la agrupación regresa con una placa plagada de sintetizadores y guitarras distorsionadas.

Previo al lanzamiento de esta placa, el sexteto noruego presentó tres sencillos: “Naked Blue”, cuya cadencia permanente genera en el oyente un headbanging suave de arriba abajo guiado por una letra que versa sobre estar en una alberca con tu pareja; “Runaway Girl”, una adictiva, potente y bailable pieza marcada por el hipnotizante sintetizador del intro y las guitarras desenfrenadas del outro que cuenta cómo algunas personas juegan con los sentimientos de los demás y “The Rest”, el tercer y más reciente single, una balada que aborda tópicos como el inevitable transcurso del tiempo y cómo eso complica una relación duradera.

El intro de “Sin”, otra de las canciones más bailables del disco, tiene cierta reminiscencia a la banda australiana Flash and the Pan con “Waiting for a Train”, tema utilizado en la escena de baile entre Gerard Butler y Thandie Newton en la película RocknRolla de Guy Ritchie. Funky y bastante pegadiza.

Los momentos de euforia se ven plasmados en “Get Go”, pieza al puro estilo del synth pop de los 80, que hasta el trío británico The Human League estaría orgulloso de haber creado; “Frecuency”, ideal para un viaje por carretera y “Moon Man”, cuya combinación entre el bajo y la batería es más que seductora, sumada al doble par de gritos a mitad de la canción que a más de uno erizará la piel. La última en la lista es “This Love”, balada que cierra de la mejor manera el compendio con un coro que posee unos coros celestiales que le dan un toque aún más romántico.

Al escuchar Diplomacy de Kakkmaddafakka, uno se da cuenta que ninguna canción sale sobrando, ninguna está de relleno. Es una producción madura que va desde lo enérgico, pasa por lo sereno, regresa a lo brioso y culmina con una tranquilidad placentera, proceso que muestra lo mejor de los nórdicos y que vale la pena escuchar una y otra vez.

No es una revista, es un movimiento.