179617
John Carpenter — Lost Themes III: Alive After Death

8

John Carpenter
Lost Themes III: Alive After Death

Sacred Bones / 2021

Artista(s)

John Carpenter

El músico continua en la búsqueda del soundtrack de terror perfecto.

John Carpenter ama la música; durante décadas se ha convertido en la herramienta que le ha dado voz a su peculiar manera de convertir las imágenes en sonido. A él le debemos la primera entrega de Halloween, donde dirigió y compuso la banda sonora que lo convertiría en un artista de culto. Nunca se ha ido y continúa trabajando de manera prolífica, pero su asociación con el sello Sacred Bones es otra: diversión.

Sin contratos forzosos, sin seguir indicaciones de nadie, sin apegarse al guion y sin tener que editar para empatar con las imágenes, John presenta una nueva entrega de la serie titulada Lost Themes, la cual explora la música de terror desde una perspectiva dónde no hay límites. Alive after death es el título de esta (hasta el momento) trilogía y aquí los cambios de tiempo parecen ser la clave para pasar a distintas formas de vivir la ansiedad que produce estar en el inframundo.

El disco es una exploración de lo que sucede cuando dejamos nuestro cuerpo e ingresamos a la otra vida: podría ser la muerte, o simplemente dormir. Carpenter no va sólo, para esta aventura ha reclutado a su hijo David y a su ahijado Daniel Davies, quienes pasaron de ser “músicos de sesión” en la primera parte, a compartir los créditos en esta y en la segunda entrega. Lo que la dupla aporta al también director es la experimentación de sonidos y técnicas de producción que proveen las herramientas digitales, lo que hace que el sonido de los instrumentos análogos tome otra forma.

El sencillo y tema inicial es “Alive after Death”, donde la aventura en el inframundo inicia, una suite de 4 minutos donde exploramos el terreno desconocido al que nos encontramos. Un loop constante con aires industriales se asoma en Weeping Ghost”. Los homenajes a las glorias del terror pasadas están en “Dead Eyes”, con sus sintetizadores protagonistas que forman una capa enorme de sonido. “Vampire's Touch” es uno de los puntos altos de este disco, pues en su uso de guitarras ochenteras y electrónica, se convierte en uno de los temas que merecen una escucha en vivo. El disco cierra con una trilogía de canciones casi perfecta: la atmosférica “Turning the Bones”, el rave para la invasión zombie del futuro en “The Dead Walk” y el cierre de la “pesadilla” en “Carphatian Darkness”.

John Carpenter y compañía presentar un inframundo poco amigable, pero no por ello divertido aburrido, por el contrario, esta experiencia es un viaje de adrenalina constante que prueba que, con o sin imágenes es capaz de captar nuestra atención.

No es una revista, es un movimiento.