47110
Howler: Con las influencias atadas al cuello

Howler: Con las influencias atadas al cuello
Howler: Con las influencias atadas al cuello

/

Artista(s)

24/Abr/2014

Howler

World Of Joy

Rough Trade

2014

Hace un par de años, Howler llegó bajo la licencia y revuelo de ser presentados como unos nuevos The Strokes, broma que cada año es reiterada para solamente concluir en un error (como The Vaccines, quienes desgraciadamente aún sobreviven, o Viva Brother). Su álbumde debut, America Give Up, no fue más que otro hype acrecentado por la calidad de una canción y la necesidad de los Estados Unidos por crear otra banda icónica de rock para los jóvenes.

La banda ha entendido sus limitaciones y eso es perceptible en este nuevo trabajo de nombre World Of Joy, en el que, para bien y mal, están ahora más incautados en sus influencias que van más atrás en el reloj de la década pasada.

RamonesMisfits y The Undertones son los primeros nombres que vienen a la mente cuando las guitarras corrosivas y la voz ácida son expuestas en el tema "Al's Corral". World Of Joy tiene todo ingrediente sonoro que indaga en las estrechas pero ya bien conocidas reglas del punk rock; incluso, calificando el aspecto lírico, está "Drip", a la cual le falta un coro con la exclamación "Viva la revolution!" (The Adicts).

He aquí un puñado de convencionales canciones sobre fiestas, el alcohol, cocaína, travesuras adolescentes, deserción escolar y actitud anti-adulta. En el mejor caso, estos elementos se conjugan en "Don't Wanna", un himno dispuesto a añejarse con total gracia de tema representativo de la juventud, así como el sencillo "Indictment", que se rocía de las mejores cualidades, ahora sí, del post punk y beach punk mostrado en America Give Up; igual los coros luminosos pop son un bien agregado.

Pero, como es sabido, el punk nunca fue un género del todo acreditado a las grandes ligas de la música. Más que una cuestión de complejidad y alta erudición musical, el punk era una cuestión de actitud e ideología, así que Howler podría considerarse un buen adepto y emulador de algo que ya está escrito; sin embargo, es un buen intento.

"Aphorismic Wasteland Blues" es el tipo de conducción acústica y airada de escuela blues que parecía no encontrarían, es por esas cosas que se puede asegurar que han madurado en su forma de componer, poniendo en segundo plano el instinto primario y velocidad bruta.

World Of Joy pasará más de largo que su antecesor. Tiene un buen equilibrio de medianías de todos los requerimientos y aún cuando suena con una buena intención progresista en sus puntos más brillantes, no deja de ser una obra transgresora para la actualidad, pero demasiado incautada por su pasado y bajo esos dos puntos no hay mucho que hacer y es imposible salir avante, entonces irrelevante.

No es una revista, es un movimiento.