57373
Tan lógico como un sueño

Tan lógico como un sueño
Tan lógico como un sueño

Asthmatic Kitty | Casete / 2014

Artista(s)

Helado Negro

La memoria, esa facultad psíquica con la que podemos retener y recordar el pasado, está expuesta de manera exquisita en el cuarto material discográfico de Roberto Carlos Lange, conocido en el mundo de la música como Helado Negro.

La inspiración para gran parte del álbum nació cuando Lange encontró una foto vieja en el clóset de sus padres, misma que sirvió de portada para el disco. En ésta aparecen dos niños con la cara pintada. Uno es él, mientras que el otro debe ser un amigo de la niñez del cual aún se desconoce su identidad, lo que demuestra que el contenido estará abanderado por regresiones en el tiempo que intentan recuperar un recuerdo perdido en algún momento de la vida.

Se trata de un recorrido de diez temas en los que la abstracción se convierte en una compañera fundamental de viaje. A diferencia de sus trabajos pasados, en éste la música sobresale de las letras que, en una línea no cronológica, se convierten en un elemento de texturación más que en una clave fundamental de la narrativa.

Destacan proyecciones hacia la infancia en escenarios llenos de completa lucidez y que se acompañan de fraseos que susurra la cálida voz de Roberto, aunados a beats generados por computadora que se transforman en latidos propios del corazón, como en “Invisible Heartbeat”.

La atmósfera general del álbum es como experimentar una realidad invisible pero llena de profundidad. En temas como “Are I Here” o “I Krill You” se percibe una marcada línea de bajo que juega con suaves alucinaciones lideradas por sintetizadores analógicos.

Por otro lado, en “Friendly Arguments” y “That Shit Makes Me Sad” es notoria la dualidad entre emociones. Esta producción está llena de eso: dualidades entre los sueños y la consciencia o la razón y el alma. En cuanto a lo musical, Roberto no dio un gran salto de lo que venía haciendo, creo que no es necesario revolucionar un sonido del que se nota está seguro; a veces, uno como público exige que los artistas se reinventen con cada material, pero en este caso, le funciona a la perfección y sigue resultando una propuesta fresca para el oído.

Para finalizar, cabe destacar el tema con el que selló una experiencia burbujeante, llena de chill & vibes: “Triangulate”, que está lleno de capas y actúa perfecto para cerrar el disco, pues con el amenazante sonido del bajo y las frases que ascienden y crecen dentro de la cabeza, pareciera como si se estuviera despertando del sueño que fue Double Youth para empezar a buscar la conexión entre la vida real y la ideal.

No es una revista, es un movimiento.