119708
Godspeed You! Black Emperor — Luciferian Towers

10

Godspeed You! Black Emperor
Luciferian Towers

Constellation Records / 2017

Artista(s)

Godspeed You! Black Emperor

Porque seguimos necesitando música.

“Undoing a Luciferian Towers”, el estruendo in crescendo que aviva el fuego, el regreso del emperador negro a reclamar su territorio sonoro, ese que se transforma de lo árido otoñal a lo furioso del invierno, la primavera de las cuerdas y el verano ambiental, el lento paso de la gloria a lo siniestro, donde la voz no tiene cabida, cuando más lo necesitamos, donde más nos duele, porque la música siempre es necesaria después de tanta tragedia y los días que se avecinan para cerrar un año obtuso, engañoso, deplorable, siniestro.

“Bosses Hang” son tres partes de una pequeña sinfonía que devanea entre la guitarra distorsionada, las cuerdas alucinantes y filosas de los violines, la batería que marca el andar de la marcha victoriosa de Godspeed You! Black Emperor al panorama discográfico, ese al que nunca han sido ajenos pero bien no les retribuye lo suficiente. Paisajes sonoros que nos llevan al cielo post apocalíptico que amenaza con suceder ante las afrentas nucleares y los mensajes estúpidos de 140 caracteres de un líder ineficiente. Un respiro a lo que nos duele y no nos llama la atención, el volumen a tope para comprender que la obra de esta banda va más allá del top de ventas en los aparadores, el veloz cabalgar de una pandilla de vengadores que cuelgan a los falsos profetas de árboles secos como muestra de que los buenos somos más, un puño al aire en señal de victoria o para pedir silencio, una esperanza entre tanta realidad absurda, el polvo que nos hace toser pero que también sirve para limpiar nuestros ojos.

“Fam/Famine” como un viejo eco de victoria, una luz entre la discordia, el sonoro acto de bondad que la banda entrega como respuesta positiva a su historia musical. Es Luciferian Towers –pese a su título– el álbum más luminoso de Godspeed, sin perder el ánimo crítico hacia los conservadores y saqueadores. Armonías constructivas, el alma en cada acorde, la ilusión de que se rompan las fronteras y no se sigan construyendo muros, la demolición de las prisiones internas y externas, los derechos humanos básicos como alta causa, el deseo por que aquellos que destruyen al mundo con sus actos y palabras no tengan la capacidad de volver a emitir una sola palabra. Mejor que la música nos guíe a un futuro mejor.

“Athem For No State” es otra trilogía que corona esta obra realizada en medio de un desastre comuna” como lo dio a conocer la banda en el press release de Constellation Records. La calma y la tormenta, el sonido característico y desgarrador, la espera aplazada por verlos por primera vez en la ciudad que lentamente vuelve a la normalidad poco después de la salida de este material que bien puede ayudarnos a devolver la calma a nuestras mentes y ciclos de sueño atormentados por alertas sísmicas, imágenes devastadoras, malas noticias de amigos y conocidos cercanos y lejanos. El ánimo de levantarse es lo que nos conmueve y discos como este nos animan a ver que no hemos perdido todo, que hay mucho por hacer, mucho que escuchar, demasiado que sentir.

No es una revista, es un movimiento.