37004
Fuzz: Dentro Un Club Neoyorkino

Fuzz: Dentro Un Club Neoyorkino
Fuzz: Dentro Un Club Neoyorkino

/

Artista(s)

08/Nov/2013

Fuzz

Fuzz

In The Red

2013

Ya no es sorpresa que Ty Segall saqué un nuevo disco a meses de haber lanzado otro, lo que sí es sorpresa es que entregue un material con calidad musical superior en muchos sentidos y con una línea tan distinta al folk que recién presentó en Sleeper.

Fuzz, álbum debut del proyecto del mismo nombre, es de duración similar al predecesor solista de Ty y contiene 8 de los tracks más estruendosos y, al mismo tiempo, melodiosos que cualquier amante de los conciertos consideraría ideal para escuchar en vivo.

El disco te hace sentir dentro de un club undergrund en donde lo único que importa es el alto volumen de la música proveniente de los amplificadores. Cada tema es el complemento perfecto del anterior, desde el primer track, "Earthen Gates", las guitarras estruendosas dan pie a lo que depara el resto de la placa. Sigue "Sleigh Ride" y la comparación con The Vines es inevitable; el chico Segall muestra una nueva faceta vocal similar a la de Craig Nicholls, sin llegar a ser una copia forzada.

El primer sencillo, "Loose Sutures", resume en 6 minutos el camino que sigue Fuzz e inclusive, hace un encore con un solo de batería y guitarra que termina con toda la energía que un digno final de concierto, antes del cual se hace presente "What's In My Head", mezcla entre una sensual balada y guitarras punk rock muy a lo Wolfmother.

"Hazemaze" y "Preacher" no pasan desapercibidas, con el mismo nivel de entrega contundente, la fuerza de la voz de Ty no deja de sorprender. El joven de 26 años no pierde el tiempo, el talento que ha alcanzado nos deja con ganas de escuchar un poco más.

Los últimos dos tracks dan un toque de aquel rock clásico de los 70's, cuyos solos de guitarra abundaban y eran aclamados. Las pausas entre golpes de batería eran constantes y solo podían exclamar la energía sin igual que el artista y su audiencia compartían.Así la se vive la transición entre "Raise" y "One" un largo e inigualable final para un disco que seguro será agregado a las listas de reproducción de cada melómano junto a legendas de la música tanto del tipo de Black Sabbath como de David Bowie.

No es una revista, es un movimiento.