Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

152220
Froth — Duress

9

Froth
Duress

Wichita Recordings / 2019

Artista(s)

Froth

13/Ago/2019

Duress, la aprehensión del sonido.

Existe cierta magia en el ritual de escuchar un disco. No solo es darle play. Es una serie de acciones que nos insertan en un tiempo y espacio pautado por el ritmo de lo que estamos por escuchar. En esta ocasión, es el turno de Froth con su nuevo álbum de estudio: Duress

Todo inició como una broma en Los Ángeles, California. Y pocos imaginaron que hoy, siete años después, la banda independiente nos presentaría un disco que deja ver la consolidación de este proyecto musical. 

Todo comienza con “Laurel”. Un sonido estridente nos da la bienvenida. Segundos después, unas guitarras potentes se apoderan del track para dejar a la voz en un segundo plano. El garage rock está presente y algunos toques lo-fi que se dejan escuchar mejor en “Catalog”.

“Dialogue” hace su aparición como una canción digna para acompañarte durante el atardecer. Nuevamente, el sonido de las guitarras cobra relevancia. Las voces se vuelven ligeras y llegan a perderse entre las notas de esta melodía. Y como si fuese la continuación de un puente eufórico, “a2” comienza. 

Un breve silencio se hace presente. Los sintetizadores del track pasado aún resuenan en mis oídos. Sin embargo, un sonido melancólico comienza paulatinamente a tomar lugar. Y siguiendo la línea de los acordes constantes y las voces en segundo plano, “Department Head” y “77” se hacen escuchar. 

La recta final comienza y “John Peel Slowly” nos advierte de lo que se acerca. Una melodía que nos transporta fuera de este espacio. Y todo gracias a la extraordinaria mezcla de sonidos. Donde cada elemento se puede percibir en su individualidad y a la vez, como parte del todo que retumba en nuestros oídos.

Este último track le da paso a una joya de este disco. “Xvaños”. La experiencia exige una escucha con audífonos. Las guitarras cobran vida en cada acorde y los planos de sonido cumplen la función de envolvernos en un aura mística. Las percusiones marcan la pauta, así que solo es cuestión de cerrar los ojos y dejarse llevar.

Como broche de oro, “Slow Chamber” y “Syndrome” cierran con la nostalgia y melancolía que encontramos en la mayoría de pistas de este álbum. Los tintes lo-fi vuelven a cobrar peso. Y para la última pieza, todo recae en las percusiones y guitarras. Las cuales, nos llevan por una onda que culmina en una especie de fase de resolución. 

El trabajo de Tomas Dolas (Mr. Elevator and the Brain Hotel y productor de Sasami) y Joo-Joo Ashworth —productores del material— es destacable. Las decisiones creativas en cuanto al uso de planos sonoros, hacen de este álbum un trabajo que recae en las melodías más que en la voz. Sin embargo, no pierden sentido en la composición.

Con este material, Froth nos deja claro que desde hace tiempo dejaron de ser una broma. Y hoy en día, el trío estadounidense ha construido una base sólida que los permite aprehender un estilo propio que los llevará a donde quieran dirigir su carrera. Así que si aún no escuchas esta gran obra. No esperes más y déjate llevar con este material.

 

No es una revista, es un movimiento.