51302
French Style Furs: Monjes post guerra fría

French Style Furs: Monjes post guerra fría
French Style Furs: Monjes post guerra fría

/

Artista(s)

08/Jul/2014

French Style Furs

Is Exotic Bait

Frenchkiss Records

2014

Nathan Willet y Matt Maust, vocalista y bajista de Cold Ward Kids respectivamente, encabezan este nuevo proyecto llamado French Style Furs. El tercer miembro de la banda tampoco es desconocido, pues es nada menos que el también californiano Nathan Warkentin, baterista del trío We Barbarians.

Su primer material, grabado entre Nueva York y Los Ángeles, se titula Is Exotic Bait y toma su nombre del escaparate de una tienda en el barrio de Greenpoint, Brooklyn. A primera escucha es inevitable no hacer comparaciones con Cold War Kids, pues la voz del Willet es muy peculiar y es quizá uno de los elementos que caracteriza a la citada banda.

La similitud de estilos, generada por compartir vocalista, es evidente en canciones como “Christmas Card” o “Man the Master”, cuyo arranque recuerda un poco a “Something Is Not Right With Me” del disco Loyalty to Loyalty (2008). Lo mismo sucede con “All The Way Down", hasta que en el segundo treinta toma un rumbo completamente diferente, el cual deja en claro que esto es algo nuevo; un sonido más electrónico y el cambio de tiempo que contrasta con un coro casi fúnebre que vuelve a mutar en alegría es prueba de ello. Esta canción es quizá la mejor del disco, precisamente gracias a la variedad de ritmo en su estructura.

“Solitary Life” es otro de los grandes momentos,pues gracias a su base rítmica cachonda, coros femeinos e influencias africanas tipo Fela Kuti, es muy sexy. En ella, la banda contó con la colaboración del percusionista Stephen Hodges, quien ha colaborado con The Smashing Pumpkings y David Lynch.

El material, producido por Nick Launay (Arcade Fire, INXS, Yeah Yeah Yeahs), también tiene rolas con ritmos más ligeros, como la predicadora “Clairvaux Prison”, que con una instrumentación más clásica y dulce, y coros que remiten a la iglesia, convierte la voz de Willet en un lamento que termina por extinguirse en un solo de guitarra. En esta misma categoría entra la muy emotiva “(World In My) Bloodstream”, cuya melodía del coro, parecida a “City of Blinding Lights” de U2, y su letra repetitiva la convierten en una de las más radiables del disco.

Por su parte, el arranque de “3 Friends” también recuerda a “Elevation” de la banda de Bono, pero posteriormente muta en algo más allegado al rock and roll gracias a sus distorsiones y a los agudos del vocalista.

Cabe destacar que la sensación de predicamento no es una coincidencia, pues las letras del disco están basadas en los poemas del monje trapense Thomas Merton, de quien Willet es fanático.

 

No es una revista, es un movimiento.