Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

61467
Enjambre lo hace de nuevo

Enjambre lo hace de nuevo
Enjambre lo hace de nuevo

EMI Music México / 2014

Artista(s)

Enjambre

Con cuatro discos de estudio, Enjambre ha conseguido colocarse como una de las más importantes dentro de la escena del rock nacional gracias a un estilo que, aunque muchos critican todavía, se ha convertido en un referente para lo que actualmente hacen otros grupos, sobre todo aquellos que apenas inician su camino en la música.

Enjambre

Ante la salida de su quinto álbum, la banda tenía un compromiso difícil con su miles de fans, pero Luis Humberto (voz), Rafael (bajo) y Julián (teclado), así como Ángel (batería) y Javier (guitarra), encontraron la forma de salir bien librados con Proaño.

El nuevo material de los autores de “Dulce Soledad” mantiene esa esencia que los ha caracterizado desde sus inicios; sin embargo, tal como ha pasado con cada una de sus producciones anteriores, se ha reinventado para ofrecer algo de lo mismo pero con un toque de frescura que inmediatamente se nota desde que comienza el primer track.

Se trata de un álbum lleno de emotividad y letras sinceras que en poco tiempo han quedado grabadas en las memorias de los fans de Enjambre, mismas que han sido coreadas en vivo cuando se ha presentado la oportunidad de hacerlo.

Al escuchar el disco es fácil darse cuenta de los detallitos que los músicos decidieron afinar, además de que se nota una producción más cuidada e incluso un poco de experimentación en ciertos temas, pero sin perder el estilo.

Proaño inicia con “Argentum” y un sonido muy peculiar que inmediatamente nos remite al espacio y la ciencia ficción gracias al uso que se le da a los sintetizadores, los cuales marcan el ritmo base del tema. Luego suena el que fuera primer sencillo de este trabajo, “Hematófago”, y la calidad continúa con “En Deuda”, “Sábado Perpetuo” y “Tulipanes”, temas que nos recuerdan a lo hecho por la banda en sus primeros años.

Justo a la mitad del disco nos encontramos con “Dama Demencia”, la cual cuenta con un ritmo más rápido y ágil en determinadas partes, dándole un giro a lo que veníamos escuchando. Posteriormente, a melancolía enjambresca llega a su máxima expresión con “Por esta Razón”, para seguir con más cambios en “Nueve” y el sonido nostálgico de “Semiluna”.

El inevitable final de este material es anunciado por las primeras notas de la acústica y entrañable “Calzada Proaño” y llega de lleno con “De Paso”, la despedida de parte de la banda para un viaje realizado a lo largo de 14 tracks muy bien realizados que dejan más que claro el gran momento por el que pasan sus autores.

Hace mucho tiempo que Enjambre dejó de ser una promesa y se convirtió en una realidad; Proaño es el ejemplo perfecto de su evolución como banda y después de escucharlo hace que nos preguntemos hasta dónde será capaz de llegar esta agrupación mexicana.

No es una revista, es un movimiento.