Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

49159
El futuro es alentador mientras te tomas selfies

El futuro es alentador mientras te tomas selfies
El futuro es alentador mientras te tomas selfies

Matador / Arts & Crafts Mexico / 2014

Artista(s)

EMA

29/May/2014

Mientras las vacas sagradas de la música popular se regodean en los escenarios del Festival Coachella, haciendo acto de presencia en mini-shorts para ser noticia en los medios desechables que las enaltecen (sí, hablo de Beyoncé), hay mujeres que crean maravillosas piezas musicales sin ayuda de “grandes” productores y en la comodidad de sus sótanos, guaridas perfectas y personales de donde emerge la música más honesta.

EMA llegó blandiendo una espada a Matador Records y en finos cortes tritura a la crítica y a las modas después de tomar el camino del exilio y encontrándose al fin en la tierra prometida. The Future’s Void es una obra más que llama la atención en la carrera de Erika M. Anderson, quien, orgullosa, portaba playeras de Nine Inch Nails mientras tocaba la guitarra en bandas noise, buscando, más que la fama o el reconocimiento, ser escuchada y apreciada más allá de la escena en la que se desenvolvía.

Una gran obertura con “Satellites”, el coqueteo grunge y recuerdos personales de “So Blonde”, “3Jane” y su dulce debacle con notas de piano, la gloria sonora y vocal de “Cthulu” y no vamos ni a la mitad de este gran disco. “Smoulder” evoca a The Knife, pero “Neuromancer” es el mensaje primordial de EMA: “Makin a living off of takin selfies, Is that the way that you want it to be?”.

De nuevo guitarra acústica en “When She Comes” y otro desolador panorama con “100 years”, mostrando una clara influencia de Trent Reznor: piano como espinas y atmósferas como el viento de un mundo desolado. “Solace” como la combinación de todos los grandes elementos que encontramos en esta gran obra, el tema insignia, el sentido de su inspiración y su viaje por constelaciones creativas.

“Dead Celebrity” emula una marcha fúnebre, el sonido del órgano de una iglesia en pleno memorial de alguna efímera fama: “When you found out it was over, tell me what you wanna see, when you click on the link of the dead celebrity”, porque en el olvido mueren tendencias, canciones pegajosas, links de discos que a nadie le importan, mientras obras tan complejas y bien maquiladas poniendo en evidencia tantas y tan variadas influencias como The Future’s Void nos dan un gran respiro y nos hace ver que tal vez el futuro no es tan vacío, y que si así fuera, tenemos a EMA para redimirlo.

No es una revista, es un movimiento.