Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

131117
El Shirota — ESH002

8

El Shirota
ESH002

Del Sur / 2018

Artista(s)

El Shirota

ESH002: La tradición del caos.

Qué difícil es definir ahora el punk. Sabemos que no es una estética ni un estilo, pero probablemente tampoco una actitud porque, dependiendo del contexto, el acto más formal puede considerarse subversivo. Se ha dicho a menudo que el punk es una manera de hacer las cosas, pero definir todo un movimiento musical a partir de su manufactura suena más bien pedestre. Al final, quizás el punk no es más que una camiseta que uno se pone por amor al género.

El Shirota sabe bastante de punk. La banda oriunda de Chiluca pertenece a una comunidad de músicos sin más en común que una cierta ética DIY y muchísima romantización de movimientos como el emo, el hardcore y el college rock. Donde no hay ataduras estéticas si hay un apego a los artefactos tradicionales del rock: la furia, la alegría, el desmadre. Desde 2013, El Shirota ha mantenido un estilo consistente, donde hay mucho espacio para la experimentación, pero poco para el azar, fundamentado en la sólida voluntad de hacer que alguien salga con el cráneo roto.

El año pasado pudimos ver el video de “Tres de la mañana”, el adelanto del nuevo material de la banda, fruto de unas sesiones que grabaron en 2015 con Hugo Quezada en su estudio Progreso Nacional. En este primer corte veíamos a la pandilla de Charlie Brown echarse un improbable baile al ritmo de un tema de noise rock más sludgy y arrastrado que otros tracks de la banda. Entre alaridos que cuentan la historia de una tocada desastrosa, escuchamos a Alonso Salamanca entonar el coro de “La plaga”, cimentando el compromiso de la banda con el rock. Los músicos de El Shirota sabe perfectamente lo que hace y, si en algún momento algo suena caótico, podemos estar seguros que está ahí porque forma parte de una tradición.

El primer track del disco “Desobediencia”, da perfecta cuenta de la genética de la banda: tiene la agresividad y la elegancia punk de Wire, la indulgencia psicodélica de Duster y la exploración formal de Sonic Youth. Tiene mucho sentido que este material esté producido por Hugo Quezada, que con bandas como Robota demostró su interés por explotar las capacidades estéticas y expresivas del ruido. Los gritos sepultados bajo los guitarrazos y las dinámicas entre rápido y lento son marcas de la casa que por supuesto se encuentran aquí.

Del otro lado del disco, tenemos “Desacuerdo”, uno de los tracks más experimentales de la banda. Un ritmo metronómico y golpes crudos de batería envuelven la voz de Alonso hablando de lo que parece ser una entrevista con el músico de ambient Huerco S. Cierra el disco un track crípticamente titulado con un emoticono burlón ":~)", una épica noise de 8 minutos de duración donde la banda despliega todos sus recursos y que aboca a un final abrasivo, quizás uno de los momentos más pesados de El Shirota.

A la suburbana banda aún le queda rock para rato. Es bonito ver como cada entrega de El Shirota supera en calidad a la anterior, pero se siente como una continuación de un estilo. Puede ser coherencia o necedad, pero de momento diremos que es tradición. Desde aquí recomendamos comprar el vinilo antes de que se acaben las 100 copias disponibles.

No te pierdas de la presentación que tendrán este 22 de junio en Bajo Circuito junto con O Tortuga, Jóvenes Adultos, Build a Vista, El Shirota y El Tormento.

No es una revista, es un movimiento.