Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

22111
EL PIQUETE DE LOS YEAH YEAH YEAHS

EL PIQUETE DE LOS YEAH YEAH YEAHS
EL PIQUETE DE LOS YEAH YEAH YEAHS

/

Artista(s)

12/Abr/2013

Yeah Yeah Yeahs

Mosquito

2013

Interscope

“No está ebria, no está drogada, es simplemente la chingona de Karen O. Es el comentario con más votos a favor en un video de la presentación de Yeah Yeah Yeahs en el festival de Reading en 2006 que me encontré en Youtube.

El trío de Nueva York decidió nombrar a su cuarto álbum Mosquito y decidió también, ponerle una portada que hace referencia a las tarjetitas ochenteras de Garbage Pail Kids. Un niño con el cabello erizado esperando el piquete de un mosquito de colores psicodélicos. Definitivamente provoca una reacción, pero negativa, porque está horrible. Pero el viaje empieza aquí. La curiosidad ha sido despertada y la pregunta asalta nuestra mente ¿el disco estará igual de feo que la portada?.

Karen O, quien por cierto se ve muy bien con melena rubia, comenta tiernamente en la entrevista del pre-estreno, que “es un álbum que tiene algo para todos”. Nada más cierto. Hay baladas, rap, gospel y una clara influencia de roots reggae.  Los instrumentos casi no se escuchan por los ecos tan profundos e intencionalmente saturados presentes a lo largo del disco.

El primer tema, “Sacrilege”, abre con una intensidad durísima y termina con un gospel inesperadamente adecuado. No cualquiera le hace esto a una canción de rock con éxito. Prueba superada para los neoyorquinos.

También se esforzaron porque cada tema tuviera algo que lo hiciera diferente a los demás aunque fuera con pequeños detalles. “Subway” -que Karen O define como “una canción para hacer bebés”- incluye al inicio el ruido de un vagón de metro pasando por las vías. “Wedding Song” comienza con el sonido de unos pájaros que -según el guitarrista Nick Zinner-  emigran cada año al oeste del desierto de Texas.

Me encanta ver entrevistas de éste grupo porque se les nota lo rarito. Parecen tres inadaptados sociales que por falta de popularidad se unieron para tener algo que hacer. Todos hablan en voz muy baja y se extienden un montón en sus explicaciones acerca de sus rolas. Karen  O siempre de ríe de sus propios chistes y deja ver que su personalidad fuera del escenario es dulce y algo tímida. Me encanta la idea de que puedan hacer una música completamente opuesta a su imagen: salvaje, loca y juguetona.

La crudeza de sus orígenes - con ese estilo post punk muy similar al de Siouxie and The Banshees-  cuando únicamente se valían de la potente voz de su vocalista, la guitarra y la batería ha quedado atrás.

Con Mosquito se escuchan refinados sin estar sobre producidos. No se toman a sí mismos muy en serio y por eso mismo pueden hacer cosas como fusionar el indie rock con el rap (como en “Burried Alive”, con la participación de Kool Keith) y salirse con la suya, porque les sale espontáneo y sin miedo.

En “Under the Earth” hay una mezcla de sonidos muy original en donde se nota clarito la incorporación del roots reggae. Para mi gusto es la mejor rola del álbum. Rítmica, cadenciosa, repleta de ecos hipnóticos. Imposible escucharla una sola vez sin picarle al botón de repetición. Los reto. Verán que no se puede.

“Mosquito” no me gustó mucho la primera vez que la oí, pero después de varias escuchadas, comencé a entenderle. Es una rola que engloba precisamente todo el concepto de la banda. La voz de Karen es un animal enjaulado al que acaban de dejar en libertad. Grita, alcanza y nos adentra en el mundo de los brincos sin control, de las mallas rosas agujeradas con shorts encima, del maquillaje exagerado, de las contorsiones en escena. Y no hay más que dejarse picotear por el mosquito mientras escuchamos: “I'll suck your blood,  zzz-zzz-zzz”.

No es una revista, es un movimiento.