Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

130047
DJ Koze — Knock Knock

9

DJ Koze
Knock Knock

Pampa Records / 2018

Artista(s)

DJ Koze

01/Jun/2018

Tiempo, espacio y velocidad en la electrónica de DJ Koze.

Dice el diccionario de la Real Academia Española que la velocidad es “la magnitud física que expresa el espacio recorrido por un móvil en la unidad de tiempo”. Lo importante aquí es el tiempo, puesto que en la música del alemán DJ Koze los beats juegan con el tiempo, lo contraen o lo expanden, lo fragmentan, de tal suerte que hay espacios en donde se genera lo atemporal. Son grietas que rompen la lógica de la física. En esta fórmula nosotros somos el móvil, el espacio recorrido es su música y el tiempo es la variable que va en función de sus beats.

El prolífico productor de música electrónica hace compilaciones, mixsets, EPs y remixes, además de poseer su propio sello discográfico Pampa Records. Knock Knock, su tercer álbum de estudio, es un caleidoscopio de los géneros que lo caracterizan, minimal, house, hip hop y techno, entro otros que conoce muy bien. El punto es cómo juega con esos elementos en esta entrega para crear algunas de sus mejores composiciones, absorbentes y deslumbrantes. Sin duda sorprendentes.

El tiempo, “la duración de las cosas”, desaparece en canciones como “Pick Up”, no porque el tema sea tan bueno que no quieres que termine, sino por la sensación de ser atrapado por un house constante, primero lo fi, con una nota musical que se vuelve clave durante todo el tema, una especie de luz que atraviesa la música; los synths se mueven suavemente, las percusiones pueden pasar desapercibidas por que el beat principal es sólido, pero ellas lo acompañan en esta aventura sobre una ruptura amorosa. La sensación de tiempo desaparece, no en sí el tiempo.

Entonces ya vemos que no solo el tiempo se abre, el espacio también cambia, porque la sensación de entorno también se pierde, cuando volteas ya estás sobre una autopista a toda velocidad o en algún lugar de la mente. Volviendo a “Pick Up” dice la voz “es triste pensar...” hace una pausa que deja en suspenso la historia mientras la canción te sigue moviendo. Regresa la voz: “Es triste pensar…” y vuelve a dejar la frase en suspenso, sin concluir, la música te tiene arriba, puedes pensar que no hay más letra, que se va a quedar en ese guiño, en esa línea, pero después aparece de nuevo la voz: “creo que ninguno de los dos quiere ser el primero en decir”, otra pequeña pausa del narrador como si él dudara de lo que está a punto de contar: “creo que ninguno de los dos quiere ser el primero en decir...adiós”. La música duda como duda el narrador.

Knock Knock se construye como si se tratara de engranajes que se ajustan entre sí, los 16 temas se suceden uno a uno sin estar vinculados directamente en una vibración enérgica unificada por el mood que proponen. El techno pop de “Seeing Aliens” es muy diferente del downtempo soul en “Muddy Funster” o del house de “Moving in a Liquid” con las fascinantes percusiones de ésta, los synths espaciales que se van descontrolando, la digitalizada voz de Eddie Fummler impulsando el track, moviéndolo hacia otro lugar. Cambio de espacios, alteración del tiempo, relatividad en la velocidad. “Seeing Aliens” es un auto que se sale de la carretera del techno por su composición de sonidos que parecen rayos láser, fugaces destellos que brillan y atrapan antes de culminar el álbum. No se parece a la melancolía descontrolada de “Pick Up”, “Seeing Aliens” proyecta libertad y luminosidad, se siente directo en la boca del estómago.

En resumen Knock Knock es el tercer álbum en los 30 años que lleva de activo Stefan Kozalla (nombre real de DJ Koze) porque parece, y es solo una creencia, que le toma tiempo alejarse de lo que hace en otros proyectos, le toma tiempo crear fascinantes composiciones y, sobre todo, le toma tiempo desafiar las leyes de la física. Magnífico.

No es una revista, es un movimiento.