Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

14172
Dent May, entre el pop barroco y un universo kitsch

Dent May, entre el pop barroco y un universo kitsch
Dent May, entre el pop barroco y un universo kitsch

Paw Tracks / 2012

Artista(s)

Dent May

18/Oct/2012

Hay discos que se van colando entre nuestras preferencias suavemente –casi sin hacer ruido-. No poseen ese estruendo de una novedad que nos abruma, pero cuando va pasando el tiempo te das cuenta de que no lo has borrado del iPod.  Hay trabajos de un encanto discreto que van hallando el momento propicio para ser apreciados. Existe música que, poco a poco, te va conquistado.

Y es que este Do things (Paw Tracks, 2012) supone un cambió muy brusco, pues este músico dejó de lado el instrumento con el que se dio a conocer. A este nativo de Oxford, Mississippi, lo ubicamos por The Good Feeling Music Of Dent May & His Magnificent Ukulele, editado por Paw Tracks, la discográfica de Animal Collective, y en el que además de tocar las cuerdas de esta mini guitarra hawaiana se enfocaba en cantar a la usanza de los antiguos crooners. En la actualidad hay una estirpe de artistas que abrevan de allí: Jarvis Cocker, Richard Hawley, Mike Flowers, Jens Lekman y Jay Jay Johansson y algunos otros más.

Ha dejado el ukulele en el pasado y ahora se dedicó a un pop algo barroco y electrónico que no hace sino reconocer la inmensa influencia e importancia que tienen The Beach Boys en el panorama musical contemporáneo. Dent no cae en el low fi, pero sí recurre a una producción austera y a la autogestión; este hombre toca todos los instrumentos y aplica sus capacidades para rememorar también a figuras como Burt Bacharach, Van Dyke Parks o un Joe Crepúsculo que prescindiera del sentido del humor.

Sus candorosas melodías reposan sobre cajas de ritmo elementales pero efectivas (por allí andan efectitos electrónicos como decoración) y en las letras deja fluir sus puntos de vista acerca de la vida y el oficio del músico: “Cuando eras joven, ¿cómo soñabas que sería tu vida?, No esperes a que todo te llegue, tienes que levantarte y hacer lo que sabes”, afirma en “Rent Money”.

Es curioso y divertido que con influencias tan cursis como Electric Light Orchestra, Supertramp o Elton John consiga una vuelta de tuerca tan divertida y que suene actual, que también se reflejan en videos atascados de sentido del humor y en los que se burla de todo. Por ejemplo, “Don’t Wait Too Long” es su homenaje al soul setentero y a la música disco.

Para quien no entienda esta movida kitsch será difícil que asimile esta propuesta sobrecargada de merengue sonoro. ¿A quien más se le ocurriría cantar: “No quiero irme al sur de California. Yo no estoy hecho para Los Ángeles  y Nueva York tampoco es mi estilo”; en “Home Groan” confirma su convencimiento total en el modo de vida campirano.

Do things es un desplante más de un artista al que le gustan los smokings azul cielo y lucir como cuando Hugh Hefner o Larry Flint eran jóvenes. Aunque si escuchamos con atención “Parents” sabremos porque lo ficharon los Animal Collective; comparte estructuras y formas similares, pero aquí son prístinas y no vienen envueltas en la maraña eléctrica y crepitante de los de Baltimore.

Denle la oportunidad a Dent May y verán como es que un cantante de abolengo y elegancia entra en sus vidas para tratar de llenarlas de alegría, lujo y oropel.

No es una revista, es un movimiento.