44561
Carnifex: Sádicos y diferentes caminos

Carnifex: Sádicos y diferentes caminos
Carnifex: Sádicos y diferentes caminos

/

Artista(s)

21/Mar/2014

Carnifex

Die Without Hope

Nuclear Blast

2014

Para muchas creencias religiosas la salvación es la muerte, para Carnifex es gritar con brutalidad, sacar los rencores y centrar la ira y melancolía en la creación musical.

Después de Until I Feel Nothing, disco que los trajo por primera vez a México acompañando a Architects y Bring Me The Horizon, la banda sigue manejando un bólido de destrucción que unas veces anda por el recto camino del deathcore y otras se arriesga a tomar una desviación compleja por el death melódico e incluso un poco de black metal.

Experimento complejo resulta este disco: pianos como preludio a los “Dark Days” que se reflejan en líricas nihilistas y deseos macabros de decir adiós mientras que “Condemned To Decay “ denota la artillería de las guitarras de más de 6 cuerdas tan necesarias para lograr este sonido crujiente, como uñas en un pizarrón.

“Die Without Hope”, tema que da nombre a este disco, quinto de la banda, es una hermosa dedicatoria para aquellas personas que dejan agudas marcas en el inconsciente: “every fucking scar screams your name” escupe Scott Lewis con delicados arreglos orquestales de fondo y la agresividad de siempre. “Hatred And Slaughter” nos muestra la influencia de Carcass en esta agrupación originaria de San Diego que en estos momentos se encuentra de gira acompañada de I Declare War, Assassins, Lorna Shore y la banda mexicana Here Comes the Kraken.

“Dragged into the grave” ofrece solos y combinaciones de guitarra notables, la batería jamás tiene oportunidad de descanso en todo este material, sus complejas combinaciones asombran e inspiran a seguir el ritmo.“Rotten souls” y “Last words” son otras 2 alentadoras matanzas, “Reflection of the forgotten” es la prueba absoluta de lo que busca la banda con este disco: dar un paso más a la agresión y encontrar armonía y complejidad más allá de dar golpes sádicos y sin sentido a las guitarras, que agudizan de nuevo su impulso creativo en “Where the light dies”.

Después de esta obra será difícil para algunos etiquetar a Carnifex porque sus variantes en la composición impresionan y el ímpetu creativo de sus integrantes no decide tomar un eje en específico, sino desplazarse por diferentes rutas, como la sangre de las heridas profundas que brota y mancha el piso, porque por momentos se acerca a lo que hace Meshuggah aunque otros pensarán que es similar a lo que hace Suicide Silence.

He aquí el valor de Carnifex de no quedarse en un sólo concepto  para después morir sin esperanza como otras bandas.

No es una revista, es un movimiento.