Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

108521
Blanck Mass — World Eater

7

Blanck Mass
World Eater

Sacred Bones Records / 2017

Artista(s)

Blanck Mass

Pulsos oscuros y vibraciones brillantes.

Sacred Bones Records es un sello que gusta de recolectar ruido experimental, sonidos escurridos de psicodelia y electrónica etérea. Da refugio a nombres como Föllakzoid, David Lynch, Moon Duo y The Holydrug Couple. Ahora, le ha dado cabida a Benjamin John Power para lanzar su tercer material de larga duración, World Eaterbajo el nombre de Blanck Mass.

Power es más conocido por ser la mitad del dúo electrónico experimental, Fuck Buttons. Para no saturar su mente, cuerpo y alma con los sonidos que él crea -junto a su compañero Andrew Hung- decide usar el nombre de Blanck Mass. Así, puede tener completa libertad creativa y, por supuesto, hacer algo mucho más personal, mucho más suyo.

World Eater sigue la misma línea de sus antecesores. El sonido es muy parecido a lo que se hace en Fuck Buttons; solo que un poco más rebajado.

Empecemos con “John Doe’s Carnival of Errors”. Tiene sonidos medio distorsionados, difuminados y muy monótonos. Funciona muy bien como introducción para la estridencia y la destrucción.

La estela de sonidos frenéticos trae consigo a “Rhesus”; la cual, baja poco a poco la intensidad del noise y del industrial. Sin embargo, abre paso a una trilogía de rolas que conforman la parte fresca y pop del disco:

“Please”, “The Rat” y “Silent Treatment” son la sección bailable que ofrece el álbum. Los sonidos de trip-hop mezclados con un dubstep rebajado; simples melodías de teclado; y voces inentendibles -como coros como de soul-, hacen de estas piezas el momento más accesible. Me hacen pensar que bien podrían colarse en la lista de reproducción de un antro fino. Imagino, luces neón y ropa brillante.

Este disco tiene bastantes cosas interesantes. Es una mezcla de sonidos etéreos, minimalistas y experimentales. Además, contiene ruidos agresivos con beats poco convencionales y sonoridades encaminadas al pop más fresco. También, combina vibras un tanto ácidas.

Este material puede ambientar perfectamente estos días. A pesar de estar en plena primavera, son de lo más sombríos y para nada cálidos.

No es una revista, es un movimiento.