180448
Balthazar — Sand

7

Balthazar
Sand

Play It Again Sam / 2021

Artista(s)

Balthazar

La pista de baile como medio de introspección.

En la portada del más reciente disco de Balthazar, se encuentra una obra de la artista Margriet Van Breevoort que se especializa en dar un toque muy realista a sus esculturas, en este caso un híbrido entre león marino y morsa, que está esperando impaciente por algo, en lo que parece ser una sala de espera. La escultura intenta capturar lo que este disco ofrece: una sensación de pausa y no poder el reloj mientras llega una nueva hora.

Ha pasado poco tiempo desde su última placa Fever (2019) y aun así la banda ha sufrido cambios internos: tanto Martin Devoldere como Jinte Deprez se han embarcado en proyectos alternos, que de alguna manera han refrescado la propuesta. Además de ser el primer disco que se compuso y pre-produjo vía online debido a las restricciones por la pandemia. Aun así, en Sand hay espacio para las reflexiones, la melancolía y un poco de la torch song que se apreciaba en su anterior producción, pero ahora se adereza con un toque de baile, sutil, a veces R&B, a veces post-disco, a veces más cercano al indie rock, todo ello acompañado con una voz que alterna con algunas invitadas femeninas y mayor protagonismo en el falsetto.

La invitación a “liberar tu mente” se inicia con “Moment”, que tiene una sección de vientos que levanta la canción y funciona como coro, mientras la voz, en un aire monótono se mantiene como hilo conductor. La melancolía y añoranza por un mundo que no se mueve pasa en “Losers, con un coro que no deja nada a la imaginación mientras se nos cuestiona “¿no sientes que nos estamos perdiendo de algo importante?”. El baile se torna oscuro en “On a Roll” con una base electrónica constante y repetitiva, producto del uso de samplers de baterías que rondan en todo el disco y que le dan cierta cohesión al trabajo en su totalidad.

Uno de los puntos altos del álbum viene con el track “I Want You”, que tiene un toque de big band, aunque en realidad tiene una secuencia minimal de guitarra y batería que se acompaña con una voz susurrada. Una relación en no tan buenos términos se aprecia en “You Won’t Come Around”, dónde el coro que suena dulce y pegajoso, en realidad pide de una manera muy fría que esa persona “no se le ocurra regresar”.

Linger On” y “Hourglass” continúan con la temática melancólica, pero que contrastan por ser los temas más bailables y divertidos del disco. La placa cierra con “Halfway”, tema de dos minutos y medio de duración lleno de sensualidad y con “Powerless”, dónde un piano y un juego de voces acompañan a un tema de influencias jazzeras.

No sabemos cómo va a sonar este disco en vivo, pues la banda planea tocarlo con músicos en vivo. Pero por lo que se percibe, Sand es un paso más hacia la evolución sonora de una banda, que no teme experimentar con pequeños detalles, que dan como resultado un sonido hipnótico que parece que no, pero definitivamente llama tu atención.

No es una revista, es un movimiento.