Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

142887
Balms — Mirror

6

Balms
Mirror

Balms / 2019

Artista(s)

Balms

Cuando una mirada al espejo no basta.

Mirror es la primer entrega de larga duración de Balms, banda de San Francisco que conocimos en 2014 por su EP homónimo. En aquél entonces, la agrupación recurrió a sonidos atmosféricos acompañados de baterías aceleradas, y una sutil melodía vocal. Un ritmo bohemio impregnaba los temas de la banda emergente, y la nostalgia se hacía presente en cada composición.

Cinco años más tarde, los amigos de prepa lanzan, bajo su propio sello discográfico, una producción más obscura y retro. Los californianos no escatiman en tiempo, pues sus canciones oscilan entre los 6 y 7 minutos. Los tintes shoegaze resuenan desde el inicio con “Nothing In”. Aunque el disco posee ese espíritu perdido del rock de los 90, no logra conectar con la fuerza de una época en la que la música estaba impregnada de los trastornos emocionales de los compositores.

Como si se tratase de un homenaje al pasado, Balms hace resonar riffs gruesos y gritos repentinos que hablan de una incesante búsqueda de alivio. La banda se enfrenta a sus propios demonios, y hurga hasta las entrañas de su alma para encontrar la redención. Conforme avanza el disco, la melodía vocal va cobrando fuerza y para cuando llegamos a “No One Is a Way Down” empezamos a enlazarnos más en la lírica melancólica.

El track homónimo es uno de los más lentos del disco, pero también uno de los de mayor introspección. Para Balms, Mirror es un álbum conceptual en el que confrontan el ego y lo exponen en forma de música, intentando compartir sus delirios y batallas en búsqueda de liberación.

Por su parte “Candle” es un tema que se desarrolla sobre una base sencilla, pero de distorsiones poderosas. Aquí los californianos crean una combinación perfecta de riffs y baterías obscuras, con la que enfrentan los temores más arraigados, dejando salir, a modo de explosión, la rabia, el miedo y la duda, para después hacer que llegue la calma. Esa dualidad convierte a este tema, tal vez, en el más poderoso de álbum.

Finalmente, “Setting Sun” concluye esta entrega. Se trata de un track que se desliza entre melodías agonizantes y luminosas. No obstante, después de descender hasta el mismo infierno, vagar por el purgatorio y buscar halos de luz en la oscuridad, será difícil que el sonido de Balms despierte a las inquietas almas sedientas de rock, pues aunque la banda haya hecho un análisis personal, Mirror no logra empatizar, pues se pierde entre repeticiones sónicas del pasado, y resulta ser solo un intento fallido de revivir a los muertos.

No es una revista, es un movimiento.